Mujeres del mundo, como se suele decir: “a la calle que la casa embrutece, envejece y nadie te lo agradece”.

Actualmente lo más habitual es que el trabajo ya esté “totalmente dividido a partes iguales” entre hombres y mujeres.

Los hombres pueden pedir bajas laborales cuando su esposa ha dado a luz y algunas féminas ocupan puestos importantes y de mucha responsabilidad en el mundo laboral.

Pero posiblemente no sea del todo cierto que las mujeres hayan conseguido tener los mismos derechos y facilidades que los hombres en el trabajo.

En algunos países siguen cobrando menos dinero que los hombres por hacer el mismo trabajo. Los derechos laborales de las mujeres no son respetados en algunas empresas, que las despiden o simplemente no contratan porque tienen hijos o están embarazadas. ¡Qué injusticia! ¿Acaso no podemos ser madres y trabajadoras a la vez?

Todas estas injusticias se unen a que aún vivimos en un mundo muy machista, en el que cuesta asimilar que una mujer pueda ser la jefa de un hombre, ya sea por experiencia o por preparación académica.

A los hombres e incluso a las otras mujeres, a veces culpables de alimentar el machismo por no revelarse en contra de lo establecido, les resulta extraño ver a una chica conduciendo un camión, o trabajando de peón de obra. Estos trabajos inicialmente han sido trabajos masculinos, pero las cosas han cambiado, las mujeres tienen capacidad para hacer los mismos trabajos que un hombre, aunque las características físicas sean diferentes no hay nada que un hombre pueda hacer y una mujer no.

Es más, científicamente está demostrado que los hombres puede que tengan más fuerza física, pero las féminas tienen más capacidad de síntesis, son más intuitivas y empatizan con los demás con más facilidad. Estas virtudes son positivas, por ejemplo, para liderar una empresa.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: