Querida Maria,

Todavía guardo todas aquellas cartas que recibí, lo hice de una manera tonta, y del resultado de la melancolía.

Ayer me puse de nuevo a leerlas todas, que inocentes éramos, jajájajá. Supongo que cuando descubres las cosas por primera vez todo te emociona y de alguna manera decides plasmarlo, e inocentemente nosotros lo hacíamos.

Me he reído mucho releyendo tus cartas que me mandaste cuando trabajabas en Madrid, te pasaban cosas tan raras, que me reía mucho cuando las leías aunque en el encabezado de tu carta me dijera “por favor no te rías”, jajajja

Alguna vez me gustaría regresar a Madrid y aunque sea solo, volver aquel garito donde escuchábamos la música africana que nos encantaba, ¿sabes? Lo echo tanto de menos.

He descubierto también entre las cartas, las fotos en Barcelona, lo pasamos tan bien, el hotel no era de lo mejor, pero eso no nos importo. Hicimos tantas cosas a la vez que vimos otras tantas: coches de lujo, motos espectaculares, juegos en la calle, casas preciosas,… y todo lo hicimos uno acompañado del otro.

Supongo que tu ahora mismo andes viajando de un lugar para otro, que hayas decidido que tu casa es un avión, y que hayas vuelto a recorres todos aquellos lugares que vimos juntos: Barcelona, Madrid, Sevilla, Soria,… Supongo también que tanto pisar por los mismos lugares ni siquiera te acuerdes de nuestras historias, no te dará tiempo a pararte en recordar

Yo ahora vivo en Valencia, trabajo todo el día de un lado para otro, no he vuelto a enamorarme como aquella vez, sin embargo, el poco tiempo de paz lo utilizo añorando aquellos años contigo, se que suena tonto pero yo siempre fui así de tonto.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: