Carta de un soldado a su esposa

Carta que refleja la sinceridad que se puede tener en ocasiones

difíciles está historia dice así:

Todo parece indicar que saldremos en marcha en unos pocos días, creo que mañana, hoy decidí escribirte por miedo de que no lo pueda volver hacer, me siento obligado a escribirte algunas líneas para que puedas tenerlas delante de tus ojos cuando yo ya no esté aquí.

 

Carta dedicada

No tengo falta de confianza, ni duda en cuanto a la causa por la cual estoy combatiendo, y mí valor me sigue acompañando.

Se como mi país se inclina hacia el triunfo de la nación y cuán grande es la deuda que tenemos con los que partieron antes que nosotros por medio del sufrimiento de la revolución y derramamiento de sangre.

Por eso yo estoy dispuesto, a renunciar a todos los gozos de esta vida, con el fin de mantener como todo un soldado esta nación y pagar esa deuda.

Mi amor por ti es imperecedero.( Inmortal y eterno)

Que me ata con poderosos lazos que solamente el Omnipotente puede romper, más sin embargo el amor a nuestra patria está hoy sobre mi como un fuerte viento que me lleva encadenado al campo de batalla.

Cuando vienen a mi mente los recuerdos de los momentos que pasamos juntos inundan mi mente y corazón y me siento profundamente agradecido con Dios y contigo por haberlos disfrutado por tanto tiempo, y que difícil es para mí pensar y renunciar a volver tener momentos como esos,

y reducir a cenizas la esperanza de años futuros que de haberlo querido Dios, habríamos vivido juntos, amándonos y viendo crecer a nuestros hijos hasta llegar a ser hombres de bien.

Carta dedicada

Mi querida y amada, sino regresará con vida, en esta CARTA te pido que jamás olvides cuanto te quise y que al exhalar mi último suspiro en el campo de batalla, lo hice susurrando tu nombre.

Te pido perdón por mis faltas y el dolor que te causé en muchas ocasiones fuí desconsiderado y tonto! Pero oh, mi amor, si los muertos pueden regresar a esta tierra y sin ser vistos pueden acompañar a sus seres queridos siempre estaré contigo en los días más claros y las noches más oscuras por siempre y para siempre, si sientes que una brisa acaricia tu mejilla será mi aliento, o si el aire fresco refrescara tu palpitante pecho, será mi espíritu pasando por tu lado, amor no llores como si estuviera muerto nada más piensa que me he ido y espérame porque seguro volveremos a vernos...

Espero que está carta haya sido de su agrado, si es así puedes darle me gusta y compartir.. Gracias y bendiciones...

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: