Desde el comienzo de los tiempos, el hombre busco lograr por medio de distintas formas, igualar lo que otros animales podían realizar y él no. Quería sentir la sensación de los pájaros en el aire, volando libres, y creo el parapente, el paracaídas, los aviones. Quería respirar bajo el agua, conocer las profundidades del océano, los secretos del mar, nadar como peces, y se invento el buceo, los submarinos. El Carrovelismo le permite al hombre sentirse el más veloz, le permitiría correr una carrera con un guepardo y ganarle sin necesidad de un motor que nos impulse, sin ciencia, sin dificultades. Imagínese, la sensación del aire sobre su rostro, poder alcanzar los 130 km/h solo con la fuerza del viento, y la ayuda de sus brazos. Sentir la brisa del mar. Imagine la adrenalina corriendo por sus venas, las ansias de un nuevo desafío, de superarse a sí mismo, a su propia velocidad. Practicar Carrovelismo, es como subirse a una moto e ir en quinta a fondo pero sin correr peligro de caer, el único riesgo que puede tener el Carrovelismo es el de disfrutar al máximo la experiencia que brinda.

Este deporte, poco desarrollado en Argentina, se realiza en las playas de Rada Tally, a pocos kilometros de Comodoro Rivadavia. Es una buena alternativa para disfrutar una experiencia distinta.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: