fotografia

Los locales que venden este producto han tenido mucho éxito en España por lo que han proliferado de forma sorprendente en todas las regiones y en especial en las zonas costeras donde muchos van a la comida rápida para aprovechar mejor el tiempo de vacaciones o tiempo de ocio en general. Se ofrecen varios tipos de carnes y cada cual tiene su precio pero ahora un análisis de la Agencia Estándares de Alimentos (FSA) tras varios análisis ha demostrado que no siempre de consume lo que se solicita.

fotografia

En varias muestras analizadas en el Reino Unido, la mayoría que debían ser de cordero, lo que dominaba era el vacuno y en otras se encontró carne de pavo, pollo o cerdo que se vendían a más alto precio como si se tratara de cordero. Las autoridades inglesas ya han avisado que se harán rigurosas inspecciones para detectar el fraude y que se aplicarán fuertes multas a los comerciantes que engañen a los clientes con la carne que contienen los kebabs.

fotografia

El estilo de kebab turco consiste en un palo de metal o madera donde se van colocando filetes de carne de ternera, pollo o cordero que van formando una especie de cono redondo que se sitúa cerca de una parrilla donde la carne se va asando y se vende una vez cortada, dentro de un pan turco en forma de bocadillo que se adereza con verduras y salsas.

fotografia

El problema es que el fraude a primera vista es muy difícil de detectar ya que los aditivos, potenciador del sabor y otras especies que se añaden a las carnes hacen que estas tengan un sabor agradables pero imposible de descifrar si no es con un análisis científico. Ahora, en España con la crisis, esta noticia alarma un poco pues no sabemos hasta donde estará llegando la picaresca. ¿Sabemos en realidad que carne nos están dando en los kebabs? ¿Sabemos de que animal es la carne que comemos? Nos pueden dar cualquier cosa... hay que estar alerta.

 

 

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: