fotogarfia

Delicia gastronómica para muchos habitantes de la localidad de Cáceres en Brasil, este reptil ha dado pie a la creación de una cooperativa que cría y prepara para consumir la carne de caimán desde hace ya algunos años. Cuenta además con un restaurante que sirve estos platos instalado en una embarcación situada en el río Paraguay que hace frontera con Bolivia.   

fotogarfia

La carne de caimán se sirve de muchas maneras, hervida, frita, asada, etc, y el cliente puede ver como se procesan los platos que se sirven en más de 25 formas diferentes, hasta hay pizzas de carne de caimán. Los dueños de este negocio están pendientes de patentar las salchichas "pantaneras" como marca registrada con la misma carne de este reptil. Según la opinión de los comensales, la carne de caimás y cocodrilo se parece a la pechuga de pollo por lo que admite todo tipo de preparación.

fotografia

La cooperativa creada para la explotación de esta carne colaboró con el Ministerio de Agricultura para la creación de una legislación que regula el sacrificio de caimanes y cocodrilos por lo que su cría y venta de la carne es totalmente legal y se realiza con control de calidad por el Servicio de Inspección Federal del Brasil.

fotografia

En las granjas de la cooperativa los animales se engordan, se sacrifican y las carnes se congelan para su posterior venta. La piel también se vende para ser curtida. "La carne y el cuero se utiliza en su totalidad, la cabeza se reserva para venderla como souvenir, las visceras son cocidas y molidas, los huesos y cartilagos son triturados y vendidos a una empresa de productos de proteínas", informa el Director de la cooperativa.  


La exótica comida de Bolivia.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: