Érase una vez que era un Mexicano nacido en Mérida Yucatán, a principios del siglo pasado en un frío noviembre, como la mayoría de los ajedrecistas aprendió el movimiento de las piezas a los seis años de edad, su familia se muda a Nueva Orleans donde de la mano de su entrenador Adams conoce los secretos del ajedrez serio, aunado a su talento pronto se convierte en un jugador fuerte capaz de competir en los mejores torneos internacionales: Baden-Baden, Marienbad y Moscú en 1925, es en este último torneo en donde vence a Lasker y logra tablas con José Raúl Capablanca, definitivamente estaba en los mejores lugares del ranking internacional.

A los 21 años se retira del ajedrez por una crisis nerviosa, regresó a México donde ganó varias ediciones del campeonato nacional abierto y finalmente un año antes de su muerte recibió por parte de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) el titulo de Gran Maestro, un justo reconocimiento a su carrera.

Arpad Elo creó un sistema para medir la fuerza ajedrecística, en tiempos del Maestro Torre no existía pero se calcula que su fuerza era de aproximadamente 2560, una cantidad respetable para cualquier jugador.

Pero ¿por que no se han dado mas jugadores como Torre?; Es cierto que en la actualidad tenemos mas grandes maestros, cierto que Marcel Sisniega o Gilberto Hernández son dos de nuestras mejores cartas, Gil Russek, Rafael Espinoza no se quedan atrás, pero que lejos están del nivel de Torre.

La diferencia estriba en que todo se ha devaluado, basta con ver las listas de rating para darnos cuenta de ello, no es posible que un jugador como Fischer se le calcule una puntuación de 2680 y Kasparov quien jugó con ajedrecistas de menor nivel haya llegado a 2812 al momento de su retiro.

Pese a todo Carlos Torre con sus logros, sus aportaciones a la teoría del ajedrez es un icono que difícilmente se podrá igualar.

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: