Tener presente que Hacer Política implica Prometer sin saber la honestidad cumplidora de quien emite la aventurosa promesa, es el bastón donde debemos apoyarnos para elegir nuestro próximo voto democrático.

Vivimos en una época nada particular en la historia, ya que la prometedora bonanza de los dirigentes hacia sus súbditos se remonta desde los griegos hasta el feudalismo, ofreciendo éstos últimos protección, casa, comida y ropa a cambio de trabajo campestre y oficios varios.

Dentro de su halo protector, se encontraba la formación de pequeños ejércitos que rechazaban al vandalismo, al rapto y a las invasiones.

Este intercambio de servicios perduró muchos siglos conformando un sistema social de nulo crecimiento personal, ya que el linaje -sea cual fuere- perduraba durante todo el tiempo de vida, categorizándose en dos clases, la poseedora y la desposeída. Ambas debían proteger con su vida la estirpe que lo antecedió.

Con el advenimiento tecnológico y científico, siendo sus raíces producidas dentro del mismo feudalismo, se descubrió la desconexión entre pensamiento y posesión, autodestruyéndose dicho sistema ante el reclamo violenta de una de las partes en juego.

La perspectivas del nuevo sistema resultaban prometedoras, abiertas, refulgentes de libertad y elección, aceptando adeptos desde todas partes del mundo, hasta establecerse como la conocemos hoy... o al menos hasta hace pocos decenios.

Basándonos en la evolución constante e irrefrenable, encontramos que el giro histórico contemporáneo responde a una rueda social donde suben y bajan castas en forma concatenada.

No hace mucho tiempo atrás los gobiernos y reinados imperantes se abocaban a desarrollar y proteger las fuentes nacionales, las industrias emergentes, el comercio y todo medio que incremente el poder de un país para establecerse como potencia, o bien mantenerse como tal.

Como la moda deglute a las diferentes clases sociales, motivando los medios comunicativos a la actualización y al consumo, se independizaron la gesta social con el consumo y la adquisición de bienes de confort, convertidos hoy en elementos básicos de una vida... digna y provechosa!

Esta modalidad cosificada se traslado hasta la superficialidad del romanticismo utilitario, uniendo linajes de reyes con plebeyos, y ricos herederos con parejas barriales.

De la misma forma han adquirido el poder -a través del voto- una novedosa clase social denominada políticos, cuyo medio de sustento económico lo marca la posición gubernamental adquirida, independiente de las obligaciones y de las responsabilidades históricas que ellas conlleven.

Es sabido que son dos tareas diferentes el acceso al puesto laboral del sostenerse en el mismo el mayor tiempo posible, por ende se ha refinado el sistema popularizando un sector del banco de poder en variados personajes referentes -o caudillos-, de diferentes grupos culturales... que los siguen.

Enraizando la pirámide distributiva hacia abajo, se consigue un asentamiento más perdurable y confiable, generándose todo un sistema ramificado de poder sin concentración que simula a la red virtual, liberando a todas sus web de consecuencias sociales nacionales, ya que cada ocupante de un peldaño se ocupa sólo de su subgrupo personal, no alcanzando la vista más allá... del horizonte bancario.

Esta particular sistematización del Estado, gobierna a la novedosa era de la globalización, produciendo gigantes poros geológicos en la esperanza de patriotismo y bienestar, decretando desigualdades e inestabilidad como patrón emergente, dejando a la deriva las perspectivas y las oportunidades, para arrojar una migajas de ilusión en las visitas proselitistas sólo durante las campañas políticas.

Descubrimos las promesas emitidas a incumplir cuando el volumen de las obras supera el bienestar personal, familiar o grupal, ya que influenciar dentro de una sociedad requiere de cierta potencia intrínseca muy particular, que se debilita día a día cuando la reiteración de la misma promesa crece en las voces emisoras hasta hacerse inaccesible a la lógica pragmática.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: