caricias

CARICIAS PLACENTERAS (SEXO)

El maravilloso arte de acariciar, no es sentir el deseo de acariciar algo o a alguien, es una cuestión de actitud en primer lugar, es la intención de dar placer a un ser vivo, regalar bienestar, sentirte unido (a) piel a piel con el ser amado, transmitir la intensidad del amor con vehemencia. Las caricias son fundamentales en la interacción con los seres humanos, un apretón de manos, un abrazo, o una delicada caricia es un motivo para cimentar una buena relación afectiva.

"Toda persona tiene necesidad de ser tocada y reconocida por los demás" (James). Estas son, a la vez, necesidades biológicas y psicológicas a las que Berne llamaba "hambres".

Saber dar buenas caricias más que una técnica es un arte que nos es imprescindible aprender. Las caricias son fundamentales en el contacto sexual ya que; estimulan el sentido del tacto haciendo fluir el interés pasional. Y por supuesto, las caricias deben estar presentes en los momentos cotidianos de la pareja haciéndoles recordar a cada instante de manera positiva tanto; física, como mental que están unidos, se aman, se gustan, se quieren, acompañan y que cuentan el uno con el otro.

Lo extraordinario del arte de acariciar está en explorar y descubrir el cuerpo de nuestra pareja, conocer cada centímetro de su piel y su preciosa reacción ante el estímulo, descifrando el código cifrado de lo que le gusta y lo que no, sin recurrir a lo ya conocido por todos que es; concentrarnos únicamente en las zonas erógenas básicas ya que; la piel está cubierta de infinidad de puntos sensibles por descubrir, tomando en cuenta que los seres humanos individualmente tenemos una forma particular de sentir, lo que a unos les es placentero a otros les desagrada.

Acariciar, es bueno y estimulante para la salud emocional, en lo sexual convierte al individuo en un mejor amante, algo que lo impele a salir de la indeseable rutina, que mata la relación de pareja, los aleja y desestimula. Las parejas tienen que dejar a un lado los complejos, no ser mojigatos ni apocados en el amor (en la cama). La mujer es una máquina sensual, un manantial de placer que; a su pareja toca descubrir, estimular y apreciar. Lo deseable es que nuestra pareja (mujer) sea una buena compañera, una madre dedicada para nuestros hijos y una experta (ramera), en la cama. Aceptado universalmente.

En otro orden de ideas, dar placer sin tener sexo y conocer a tu pareja aumenta la libido, divirtiéndose juntos de manera diferente y beneficiosa.

Ser creativos

Cuando pensamos en acariciar, automáticamente pensamos en las manos. Siempre hemos pensado que las manos son la herramienta perfecta para acariciar, pero; no es la única, el cuerpo todo también tiene sus habilidades para producir sensaciones. Hay cantidad de oportunidades para acariciar sin estar desnudos o estar a punto de estarlo. En ocasiones nos despojamos de la ropa y dejamos de lado “esas caricias” que harían más excitante el momento, que es permitirle a la pareja jugar con el tacto, combinado con el cuerpo.

Las sensaciones

Una forma de comunicar sensaciones con sutileza es; usar el aliento, soplar delicadamente cerquita de la piel. La lengua; su uso más común es para dar besos profundos pero; igualmente se puede usar en todo el cuerpo de tu pareja, masajear, acariciar y provocar cosquillas. Cuanto la zona es más erógena, la intensidad de la caricia es mayor. Las uñas; estas pueden producir en algunas personas auténticos escalofríos si sabes hacerlo con delicadeza, descubriéndose los gustos de tu pareja.

Donde acariciar

acariciame

Las partes del cuerpo que no puedes olvidar son: La cara, es netamente delicada además de sencilla para acariciarla que la pasamos por alto, besar en la frente, en los párpados cerrados, frente, mentón (barbilla), producen sensación de afecto. El cuello: Zona híper-sensible, un beso en él puede producir un cataclismo sensual. La espalda: Es una zona altamente sensible para los besos eróticos, llenos de firmeza para despertar oleadas de sensaciones indescriptibles. Sobre todo en el medio de esta y donde termina su casto nombre, las nalgas…

Las articulaciones

El cuerpo humano está plagado de focos sensibles, la piel es finísima y a la vez receptiva, el interior de los muslos, la parte atrás de las rodillas, hay algunos que sienten predilección por las pantorrillas, los tobillos también son bastantes proclives a las caricias.

Manos y pies

Son muchas las personas a las cuales no les pasa por la mente, pero a estas zonas les encanta las caricias, son las más importantes al instante de captar el contacto con otra piel.

Las posibilidades de recrear caricias es infinita, la creatividad, fantasías, y perder la timidez con la pareja, son elementos a tener en cuenta de manera clara. Frotar su espalda con tu pecho, pasar tu pie a lo largo de las piernas, o utilizar objetos, todas pueden potenciarse con palabras. De hecho; las acciones conducidas en la dirección correcta amen de sutilezas, despertarán la pasión de tu pareja.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: