Las caricias

Las caricias son las principales señales de afecto que tenemos los seres humanos. Son un gesto de proximidad con los demás, aparte de estimular el cerebro y  potenciar el desarrollo del cuerpo. 

Al acariciarnos sentimos que estamos realizando algo agradable y solemos hacerlo tocando o rozando alguna parte del cuerpo. Su significado es siempre positivo ya que la persona o cosa que nos da la caricia nos está transmitiendo algo bueno. 

Las caricias propician la cercanía

Desde hace varios años se ha extendido la costumbre de que cuando saludamos a alguien lo hagamos dándole un suave toque en el brazo o en la espalda. Cuando esa persona es una desconocida lo que se le está transmitiendo mediante esos actos es que queremos su cercanía.

Esto tiene una sencilla explicación ya que la caricia, aparte de aportar sensación de placer también se entiende como un acto de cariño para quien la recibe.

Las formas que tenemos para prodigar caricias  son muy variadas, ya que podemos acariciar con la mirada, con una sonrisa o mediante cualquier gesto que aporte satisfacción a los demás. 

Hay diferentes tipos de caricias

Los seres humanos recibimos caricias de diferentes tipos que van desde el roce de una mano por cualquier parte de nuestro cuerpo, hasta las caricias que nos proporcionan algunos objetos com el roce de las sabanas o el suave roce que produce una pluma cuando pasa por alguna parte de nuestro cuerpo.

La intensidad de las caricias también puede variar ya que esta va en función de la presión que hagamos sobre el cuerpo a la hora de realizarlas. Puesto que pueden ser muy suaves y parecidas a las cosquillas, o más fuertes aquellas que se dan mediante un masaje ya que se está aplicando una mayor presión sobre el cuerpo. 

Las caricias ayudan a que seamos más sociales

De todos es conocido que el ser humano es sociable por naturaleza, por eso cuanto más nos relacionamos mayor necesidad de afecto tenemos. Por lo que no conviene olvidar que acariciar ayuda a descubrir el cuerpo del otro y las reacciones que en este se producen al recibir las caricias.

Gracias al placer que se siente al recibir una caricia se puede disfrutar de los múltiples beneficios que esta nos aporta. Esto se produce tanto en quien da la caricia como en el que la recibe. De este modo tendremos siempre cubierta la necesidad que tiene todo ser humano de ser reconocido y querido por los demás, y todo por un gesto tan sencillo como es el de acariciar. 

 


 

 

Las caricias

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: