APAC Brasil

¿Te imaginas que hubiera cárceles sin policías? Dirás que es imposible. Pues no lo es. Las cárceles sin policías existen desde hace 40 años en Brasil: son los Centros APAC, unas prisiones gestionadas por los reclusos con tanto éxito que se están extendiendo a otros países de Latinoamérica.

Los Centros APAC son cárceles sin policías que sólo tienen 200 reclusos como máximo. Son pocos y bien avenidos. Gente que encuentra una segunda oportunidad para sus vidas. Allí no están perdiendo el tiempo. Estudian, aprenden una profesión y se preparan para salir a la calle con éxito.

Lo que no me gustaría mucho es que me hablaran tanto de Dios. Soy atea. ero es mejor que te hablen de Dios a que te peguen con una porra. Mi marido dice que no se marchan porque los atontean con la religión. Mi santo tiene una tía monja que trabaja en uno de estas cárceles sin policías de Brasil. La monja de la familia está muy contenta. Dice que hace maravillas en las almas de los reclusos recuperandos. Espero que no tenga que hacer milagros conmigo. Entre una cárcel sin policías y la calle, casi me quedo con esto último. De la calle sales en un momento con un trabajo que te ponga la comida en el plato, un coche, un piso alquilado y la moda barata de los bazares chinos.

Por cierto, no todos tienen éxito. El 10% de los reclusos vuelven a delinquir. Pero el 90% se convierte en personas de provecho. Estás cárceles sin policías tienen mucho más éxito que las cárceles con policías de toda la vida.

Os las recomiendo. Si tienes que ir a la cárcel, es mejor tener tú misma las llaves. Así te vas si no te gusta el sitio. Los Centros APAC tienen sólo dos fugas en sus 40 años de historia. Se entiende que la gente no quiera irse porque los que entran son personas dejadas de la mano de Dios. Por lo menos en estas cárceles sin policías tienen un techo y comida gratis.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: