fotografia

Causaron impacto y los investigadores y parapsicólogos se preguntaban si el fenómeno que tenían delante era autentico o era una petraña falsificada. No obstante pocos se pusieron a investigar de forma seria pues la espectación era tanta que les interesaba más alimentar la noticia que analizar el trasfondo de la misma. Solamente el SEIP (Sociedad Española de Investigaciones Paranormales) se puso en serio a realizar análisis del cemento donde se aparecían las fantasmagóricas caras.

fotogarfia

No obstante, después de muchos análisis y tomar muestras del cemento para ser analizadas en laboratorio se llegó a la conclusión que el cemento que estaba en la casa de Bélmez desde hacía 10 años no había sido alterado con ningún tipo de pintura o líquido que pudiera producir sombras que se asemejaran a rostros humanos. Resutó algo raro que químicos y personas especializadas en toda clase de productos que pudieran alterar el cemento no encontraran nada que justificara las caras que por otra parte resultaban bien feas.

fotografia

Lo sorprendente son los tipos de personas que se mueven en torno a este mundo paranormal. Lo que más abundan son los que por su ignorancia y falta de preparación cultural creen a pies juntíllas todo lo relacionado con psicofonías, voces del más allá y además necesitan reproducir  y exagerar las historias de espíritus  y toda clase de fenómenos inexplicables. Los otros, los oportunistas y malvados que conocen el origen de los fraudes, lo alimentan,  propagan y fomentan a sabiendas que están engañando y contribuyendo a las estafas que se derivan siempre que aparecen fenómenos de estos.

fotografia

Se dijo que era el mayor misterio paranormal de todos los tiempos pero el periódico "Pueblo" publicó que habían sido pintadas con nitrato y cloruro de plata  que hacía que las caras aparecieran poco a poco sin que nadie pudiera sospechar que eran pintadas con la mano del hombre. Como era de esperar, la información fue rechazada pues la rueda ya estaba en marcha y ya empezaba a generar buenas ganancias tanto para los que escribieron libros, realizaron programas de televisión y para los mismos habitantes del pueblo que ya sabía que les había tocado la lotería en forma de caras en el cemento.

fotografia

Tras la muerte de María Gómez, la dueña de la casa de las caras, la cosa empezó a ser olvidada pero el pueblo con su alcalde a la cabeza no se resignaron en soltar la buena teta, y ya tiene en marcha el Museo de las Caras de Bélmez que ha costado 850.000 euros de los fondos europeos y aunque algunos vecinos del pueblo consideran que ha sido un despilfarro, otros saben que esto trae turismo al pueblo y se niegan a olvidarse de las caras y se dedican con aínco a promocionarlas.

Fuente:

www.lascarasdebelmez.com/

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: