El Capitalismo: Único Sistema Económico del mundo

En el mundo actual existen todavía líderes que se han aprovechado toda su larga vida, y algunos no solo larga sino excesivamente larga, y continúan aprovechándose de la ignorancia y estupidez inocente de la mayoría de los hombres que constituyen esa masa informe de individuos que funcionan como organismos colectivos, que los políticos de oficio llaman pueblo. Y aunque esos pueblos se mueren de hambre, en demasiados lugares del mundo, por falta de los alimentos básicos, o de mengua en los hospitales, por faltan de atención y de medicinas, y recibiendo malos tratos; aun continúan gobernando y manipulando a los pueblos que han sometido, hablándoles de la patria, de las ideologías, de la explotación del hombre por el hombre, de la democracia, del socialismo, del marxismo, del fascismo, del nazismo, del trotskismo, de la anarquía, del comunismo, y etc. Diciendo que este es mejor que aquel o que el otro es mejor que el otro, y así etc., etc. Con el sorprendente resultado de un muy alto nivel de manejo que algunos han alcanzado para fortalecer y continuar con el control y el dominio de los pueblos.

Pero, hay algo que se llama realidad. Y la realidad es ineludible. Y la verdadera realidad es que desde que se invento la posibilidad de acumular bienes y luego el dinero, siempre ha existido y solo existe hoy, un sistema económico, basado en el manejo de bienes y dinero, y ese sistema se llama: CAPITALISMO. Y sin ninguna duda, es el único vigente en todos los países y lugares del mundo donde hay seres humanos. Este sistema es como las matemáticas, no falla.

Tiene leyes inviolables e inexorables. Y la más deseada, perseguida y aplicada por los políticos es la que establece que: El que maneja los bienes y el dinero es el dueño del poder para someter y dominar a todos los que dependen de dichos bienes y dinero. Esta es la verdadera razón de la lucha por el poder. Todos los demás sistemas político-económicos, son formas derivadas o solo matices del capitalismo. Que por razones inconfesables han creado algunos malos hombres para colocarse ellos en el lugar adecuado, desde donde se manejan los bienes de capital y demás riquezas de los pueblos y, por supuesto, aprovecharse de ella para su beneficio, el de su familia, amigos, socios y demás compañeros de fechorías.

Y así, como es realidad la situación económica en general, también es una realidad muy difícil de negar que se necesita dinero para resolver cualquier situación que se presente en la vida cotidiana del hombre individual, o del hombre en una colectividad, o de todos los hombres de un país o del universo. Una vez, en algún lugar alguien dijo, “todo problema humano se resuelve con tres cosas, que son las siguientes: dinero, dinero y dinero”.

De donde se puede derivar este galimatías: es verdad que el dinero no lo es todo en la vida, porque no todo se puede comprar con dinero pero, de todas maneras, el dinero es una muy buena ayuda para comprar lo que no se puede comprar. Porque sin el dinero tampoco se consigue lo que no se puede comprar con dinero.

Tal como funcionan las cosas en la actualidad, sin dinero, una persona, una población, una ciudad, un país o un mundo entero, no solucionará ni siquiera un muy bajo porcentaje de sus problemas. Esa es la realidad. Ineludible. Toda la retorica acerca de las ideologías, las religiones, los sistemas políticos, los sistemas económicos y etc. Es pura parafernalia interesada, que utilizan los oportunistas para aprovecharse de los inocentes, incautos e ignorantes que pululan en los pueblos, y que representamos la gran mayoría de los seres humanos, ansiosos de caudillos, redentores, guías, pastores, lideres, iluminados, y cazadores de incautos, para que supuestamente nos ayuden y nos indiquen que hacer y cómo comportarnos para poder soportar el duro designio de vivir en este mundo, y así no tener que enfrentar solos las calamidades de la vida diaria. Por esa razón, parafraseando a un libro sagrado, alguien muy conocido y famoso en la historia de la humanidad, afirmó: “El hombre hizo a Dios a su imagen y semejanza”, por supuesto con la finalidad de tener a alguien a quien acudir a la hora de las grandes dificultades.

El caso es que por las razones expuestas, o por alguna otra desconocida para mí, es una necesidad del ser humano creer en algo superior inalcanzable y todo poderoso. Y dado que ese algo es inalcanzable, se aferra a cualquier otro oportunista y más avezado ser “humano”, que le ofrezca llenar ese vacío de soledad que siente en lo más profundo de su ser, para convertirlo en el todo poderoso, que lo someterá a sus designios, y ante el cual se rendirá por el resto de su vida.

De allí la verdadera razón del origen de los llamados sistemas políticos, que los villanos oportunista pretende convencer a los incautos, que pueden existir y establecer condiciones económicas distintas al capitalismo. Que, como hemos visto, es el único, bueno o malo, pero el único sistema político-económico que existe y existirá verdaderamente en este mundo.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: