cantidad o calidad

CANTIDAD O CALIDAD

Cantidad – cuanto más mejor

La necesidad lleva a la desesperación. Sumergidos en deudas y pagos de recibos, o simplemente el deseo de aumentar nuestros ingresos, a veces nada más que por querer quedar bien, conlleva la búsqueda de métodos cómo aumentar nuestros ingresos, bien sea buscando un segundo o tercer trabajo adicional, o simplemente atendiendo a más clientes. Es el método de la cantidad: cuanto más, mejor. Buscamos formas de aumentar nuestros ingresos económicos y así poder hacer frente a todos los gastos, además de poder ahorrar un poco.

 

Cantidad – cuanto más mejor

Esa actitud es un círculo vicioso, ya que, cuanto más ganamos, más gastamos y más queremos. Le dedicamos cada vez más tiempo y esfuerzo al trabajo y dejamos de un lado el descanso, la correcta alimentación y las buenas relaciones con nuestros familiares y amigos. Como resultado, cuando nos damos cuenta de nuestra situación (lastimosamente muchas personas no se dan cuenta nunca o tarde), nos encontramos con la soledad como consecuencia, puesto que los que eran nuestros amigos nos han abandonado cansados de esperarnos, y nos enfrentamos a problemas de salud, porque no nos acordamos de cuidar otros aspectos importantes de nuestra vida como la alimentación adecuada y el descanso regular.

Dando mayor importancia a la CANTIDAD aporta otro problema grave, uno del que a menudo ni siquiera nos damos cuenta. Si trabajamos en una empresa donde nuestra función es la atención al cliente, la cantidad no lo es todo. Pensando exclusivamente en números, en el cuanto más, mejor, atendemos con prisas, cometemos errores, no suplimos todas las necesidades del cliente que acude a nosotros. Trabajando rápido, no siempre se consigue la eficacia que hace falta en el trabajo. Probablemente, consigamos aumentar los ingresos o hacer más caja durante unos días o semanas. No obstante, este aumento logrado es de poca duración, ya que el cliente atendido malamente y apurado, no vuelve la próxima vez, sino se busca las soluciones a sus problemas o necesidades en otras empresas, en nuestra competencia. Nos daremos cuenta de ello cuando vuelvan a bajar los ingresos y por la ausencia de la clientela. Así, conseguimos justo lo contrario, la CANTIDAD finalmente baja y será muy difícil volverla a recuperar. 

cantidad o calidad

Cómo funciona la CALIDAD…

Aquí es donde entra en juego la CALIDAD. Si nos tomamos el tiempo necesario de atender bien a nuestros clientes y los escuchamos activamente para entender bien sus necesidades, les daremos una mejor respuesta a lo que nos están pidiendo. De esta forma, conseguimos la satisfacción del paciente. Este concepto se entiende por empatía. La EMPATÍA es la que busca en primer lugar la satisfacción del cliente, solucionar sus problemas supliendo sus necesidades. Así, la próxima vez que necesite algo, se acordará de la buena atención y la resolución recibida y volverá a nosotros, porque es consciente del tiempo que se le dedica. No solamente eso, sino que, además, hace buena publicidad mediante la cual nos llegarán automáticamente más clientes. En otras palabras, la CALIDAD es más efectiva para aumentar nuestros ingresos, es decir, la cantidad es el efecto de la buena calidad. Puede que este camino sea más lento, pero nos asegura una cantidad mayor a largo plazo, que es lo que en realidad buscamos, queremos y necesitamos. La calidad es la mejor inversión.

Para saber anteponer la calidad a la cantidad y utilizar nuestra empatía a la hora de atender nuestros clientes, haremos uso de la INTELIGENCIA EMOCIONAL, concepto que está buscándose hoy en día su lugar en el mercado laboral.

En resumen, la CANTIDAD funciona a corto plazo, mientras la CALIDAD funciona a largo plazo.

cantidad o calidad

cantidad o calidad

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: