Cáncer: Por qué cada vez hay más casos.

Cáncer... Sin duda es una palabra que nos pone los pelos de punta. De todas las enfermedades que nos acechan, el cáncer es una de las que más tememos, sobretodo, porque cada vez hay más gente a nuestro alrededor que lo sufre o muere a causa de esta enfermedad. En los últimos años he perdido a mucha gente querida debido a diferentes tipos de cáncer: de cólon, de hígado,  de pulmón, linfático, leucemia... y, afortunadamente, otros han podido superarlo o están en vías de superarlo: cáncer de ovarios, cáncer de mama, etc.

Esta pandemia en la que se ha convertido el cáncer me ha hecho reflexionar e investigar mucho; en principio, por desconocimiento y por miedo, creí lo que todo el mundo decía: "todos tenemos cáncer, pero a unos se les despierta y a otros no". Claro, uno puede pensar que es una lotería, o que hay gente más predispuesta según sus hábitos (tabaco, alcohol, etc.), pero luego ves a gente que se ha estado fumando dos paquetes de tabaco durante toda su vida y se muere a los 95 años, y piensas: "tiene que haber algo más...". Y así es.

cáncer, enfermedades, alimentación

Cáncer: Por qué cada vez hay más casos.

Para responder a esta inquietud, quiero resumir la cantidad de documentación que he leído para compartirla con vosotros esperando que os sirva y os haga abrir la mente hacia un cambio de hábitos en vuestra vida para prevenir el cáncer.

El CÁNCER es hereditario genéticamente en un pequeño porcentaje y, en un mayor porcentaje, es hereditario culturalmente, de ahí que cada vez haya más casos. Me refiero culturalmente a los hábitos que heredamos de nuestros padres o familia, los peores son:

  • Una mala alimentación.
  • Sedentarismo.
  • Ingesta de tóxicos: tabaco, alcohol, medicamentos, drogas, etc.

Mala alimentación: la famosa pirámide alimenticia está muy bien, pero de nada sirve si no comemos alimentos de calidad. No me voy a repetir en temas de nutrición porque los expertos nutricionistas están cansados de decir que hay que comer más verduras y frutas, legumbres, pescado y por último carnes, azúcares, lácteos y panes. Lo que no dicen ni ellos ni nuestro médico de cabecera es la importancia de la calidad de estos alimentos. ¿A qué me refiero con calidad? A carnes ecológicas, sin hormonas ni antibióticos, a verduras y frutas ecológicas, sin herbicidas ni pesticidas, a harinas, cereales y azúcares sin refinar, sino integrales como su nombre indica...

¿Por qué los alimentos son de tan mala calidad? Sencillamente porque los alimentos sanos no son sotenibles en relación a la cantidad de personas que consumimos alimentos, tal y como está montada la cadena alimentaria. Las grandes empresas alimenticias se abastecen de grandes empresas productoras, no de pequeñas granjas o huertos. La demanda de millones de alimentos no permiten que se pierda ninguna pieza, porque eso supondría la ruina a una empresa enorme productora de alimentación así como a la que abastece los alimentos, de ahí que echen mano de antibióticos, hormonas, pesticidas, herbicidas... Tóxicos que acaban en nuestro cuerpo haciendo daño, mucho daño, tanto, que estos tóxicos van matando células poco a poco, hasta que las células cancerígenas aparecen, puesto que pueden vivir sin oxígeno.

Un cambio radical en la alimentación podría suponerte vivir sin miedo al cáncer. Busca una tienda que abastezca de alimentos ecológicos y nútrete de ella. Los alimentos son más caros, pero es medicina natural. No ingerirás ni hormonas, ni herbicidas, si no nutrientes naturales y limpios. Olvídate del azúcar y cambia a estevia o miel. Olvídate del pan blanco y pásate al pan integral o pan de malta o centeno. Olvídate de la leche, ¡recuerda que somos los únicos mamíferos que la toman siendo adultos! La leche es la principal causante del cáncer de cólon. Los niños solo deberían beber leche materna y, tras la lactancia, tomar zumos. El calcio se puede conseguir de otros muchos aliementos. Los zumos naturales son una explosión de vitaminas y minerales y la mejor medicina natural para que nuestro cuerpo luche contra enfermedades.

Sedentarismo: la falta de ejercicio va contra natura. El cuerpo es una máquina que necesita moverse. Nunca había habido tanto sedentarismo hasta el momento, de ahí que haya tantos problemas de obesidad, de corazón,  diabetes, ... y más casos de cáncer. El exceso de deporte tampoco es bueno. Estoy hablando de diariamente caminar durante una hora. Hablo de andar, pero si te gusta practicar algún deporte, adelante, porque tu cuerpo te lo agradecerá.

Ingesta de tóxicos: no hay duda de que el cuerpo humano está hecho para asimilar y metabolizar alimentos, no tóxicos. El cuerpo humano hace un esfuerzo tremendo ante tóxicos, por tanto, no me voy a extender en este punto, porque todos estarmeos de acuerdo en que cualquier tóxico es perjudicial y nocivo tanto para la salud física como mental. Los tipos de cáncer más relacionados con este punto son los cáncer de pulmón y de hígado.

Si queremos prevenir el CÁNCER así como otras ENFERMEDADES debemos cambiar desde hoy mismo de hábitos, sobretodo los relacionados con la  ALIMENTACIÓN. Es tan fácil como comer y movernos como hace miles de años, cuando la fiebre del consumismo aún no había contaminado el hombre.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: