El nombre que recibe esta especie viene dado por su procedencia: las islas Canarias. Aunque en la actualidad es muy amplia la gama de colores de los canarios, originalmente es un pájaro cuyo color verde se mezcla con la presencia de estrías negras y marrones sobre el característico fondo amarillo.

El factor cromático es el gen que condiciona la coloración del plumaje y normalmente, los machos poseen un colorido más vivo y las estrías son más tenues que las hembras.

Además, el maravilloso canto, admirado en todo el mundo, es privativo de los machos, quienes lo hacen para delimitar su territorio, cortejar a las hembras o anunciarse a otros congéneres, por lo que su canto alcanza el máximo esplendor en los momentos de la reproducción. No hay duda de que los canarios se caracterizan por su canto. Los canarios pueden aprender el canto de otros ejemplares, incluso distintos a su especie.

Suelen medir, tanto unos como otros, de 12 a 15 centímetros y pesan unos 150 gramos. Aparte de su canto natural, aprenden el de otros canarios más viejos o mejores cantores -incluso en grabaciones-, así como el de otras aves canoras. Ello ha hecho que los canarios actuales se diferencien por su canto tanto como por su color, su cresta o su forma. Pueden vivir en cautividad de 14 a 15 años.

Cuidados diarios

Como los canarios domésticos actuales llevan muchas generaciones viviendo en cautividad, pueden hacerlo perfectamente en una jaula de 50 x 40 x 40 centímetros, tanto cuando viven en soledad como cuando lo hacen en pareja, por hallarse en época de cría.

Por supuesto, es posible también mantener varias parejas de canarios en una pajarera interior o exterior que tenga una zona cubierta y protegida del viento y el frío.

Tanto en jaula como en pajarera, aparte de los comederos y el bebedero, deben contar con un recipiente en el que se puedan bañar, pues lo necesitan para su limpieza y para refrescarse.

Son pájaros granívoros, que se alimentan fundamentalmente de alpiste y cualquiera de las muchas mezclas comerciales que hay en el mercado, o el cuidador puede preparar a su gusto una mezcla de nabina, alpiste y avena descascarillada, a la que suelen añadirse semillas de negrillo, lino, amapola y algunos cañamones. Conviene que el canario pueda enriquecer su dieta con lechuga, manzana, higo, rábano rosa, llantén, escarola, espinaca y zanahoria. La alimentación básica de esta especie es el alpiste, complementado con frutas y hortalizas.

Como los canarios mudan su plumaje anualmente, en la época de muda conviene reforzar para tu mascota su alimentación con pasta de huevo. Para facilitar su digestión, debe tener a su alcance algo de gravilla.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: