La actividad deportiva en Huacho era y es intensa, sobre todo las tardes de fútbol.

En los años sesenta del siglo pasado, ello ocurría en el Estadio Municipal, que contaba con una sola tribuna.

En esas tardes domingueras había un concurrente especialísimo.el popular Cañahueca que aunaba a sus múltiples ocupaciones la de suertero.

A tal efecto cargaba una ruleta de su propia elaboración y la consabida bolsita con los números de la suerte que ofrecía al publico,La suerte en cada ronda dos en los mejores tiempos, era de Cien y Doscientos Soles, cada número a sol, de los grandes y pesados de la época..

Sus gritos eran conocidos y repetitivos:A sol!!! Quedan pocos!!!

Juego legal y suerte!!!!! El último!!! El de la suerte!!!

Terminada la venta de su  números, giraba la ruleta  para lo cual invitaba a un niño o aficionado ,y anunciaba el número ganador.

El dinero lo lucía en el pecho, como garantía de que la entrega al ganador estaba garantizada.

LLamado un testigo para que compruebe el número ganador, procedía a la entrega del premio.

Aclaro que lo de  Cañahueca, era porque el personaje era delgado,

Algunos lo llamaban Caña,tal vez porque era piloto experto de bicicletas y a la sazón tenía un taller de reparacion.

Otros lo denominaban Cañahueca , con conocimiento del personaje que reilón y vivaracho nunca se molestó por tal apelativo.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: