fotografia

Seña de identidad de La Mancha, los molinos de viento se encuentran a las afueras de Campo de Criptana, situados en el Cerro de la Paz y la Sierra de los Molinos. Movidos con la fuerza del viento se molía el trigo que luego servía para hacer el pan que alimentaba a la población. Inspiración para Miguel de Cervantes, los presenta en uno de los capítulos de "El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha" donde este los confunde con gigantes.

fotografia

fotografia

Estos molinos de forma cilíndrica terminan en un cono en su parte alta y presentan varias ventanas irregulares y una sola puerta. En el cono del tejado se sujetan las aspas que giran según el viento que a su vez hacen girar la máquina interior que con una serie de engranajes mueve una piedra circular sobre otra piedra fija. El grano se colocaba entre piedra y piedra y la fricción hace que el trigo se convirtiera en harina.

fotografia

fotografia

Hay tres molinos que conservan el mecanismo original, Infarto, Sardinero y Burlete, donde se puede observar toda la maquinaria que procede del siglo XV y conocer como era el proceso de moler el trigo y el almacenamiento tanto del grano como de la harina. Una escapada a Campo de Criptana permite conocer a fondo el icono por el cual es conocida España en el mundo entero, los famosos molinos de viento, donde se puede llegar en coche fácilmente. Aprovechando la visita no hay que olvidarse degustar la rica gastronomía sin igual de Castilla- La Mancha.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: