camino al éxito

El camino al éxito

Es enorme la cantidad de personas que trabajamos largas horas al día, poniendo gran cantidad de esfuerzo en mejorar y progresar, pero; ni con todo esto logramos salir adelante. Es posible que precisemos pararnos un poco para revisar nuestra actuación, estrategias, y tratar de identificar lo que de alguna manera estamos haciendo mal o bien o, tal vez no estamos haciendo lo correcto.

Visualizar el camino claro. Si quieres emprender un negocio, hacer que tu empresa crezca y crecer para ascender en tu trabajo, debes tener en mente una meta, el sueño o el objetivo claros. Para encontrarte con el éxito, comienza con definir qué es lo quieres, lo que deseas, el logro a conseguir. Un recordatorio para tener siempre presente, lo que anhelas es; ponerlo todo por escrito en tu diario o en un cuaderno donde solo tú tengas acceso a él, para mantener tu mente enfocada en la elaboración de tu plan de acción, que te permita determinar claramente todos los pasos que tienes que andar para alcanzarlo.

Por supuesto, una vez que tengas definido a donde quieres llegar, piensa en la acción que debes emprender para alcanzarlo. Investiga, busca la información necesaria, para conseguir tu propósito, hay que asesorarse, examinar ejemplos, debes prepararte lo mejor posible. Sin olvidar, que el camino más corto no siempre es el mejor, se debe evitar el corto camino (atajos), considera que es posible que tengas que fabricarte tu propio camino al éxito. Utiliza todo lo que tengas a favor tuyo, prosigue y está atento a las oportunidades.

Acciona. No hay un momento estelar para empezar, este suele darse cuando estás decidido a ir por lo que quieres. Maximiza el impulso y la motivación que genera el entusiasmo para impulsar las acciones plenas que te conduzcan a alcanzar la meta. Confecciona un cronograma con fechas para las metas a corto, mediano y largo plazo, eso; le dará fortaleza y base a tu proyecto.

ascención

Enfócate y evalúa. Escribe y revisa tu meta todas las mañanas para mantenerte enfocado (a), pregúntate. ¿Qué más puedo hacer hoy, para alcanzarla? Y revisa en la noche, de nuevo, para saber qué hiciste para avanzar. Has un rol (lista), sin presionarte con todas las cosas que tienes que hacer, distinguiéndolas por las prioridades, que tiene cada una de ellas, revísala con frecuencia y has los ajustes necesarios.

Hay una clave que tiene una importancia notable; si vas a invertir recursos, tiempo, esfuerzo, dinero, antes de acometer cualquier acción, es bueno que te preguntes si con ello alcanzarás realmente el objetivo que pretendes. Hay que pagar el precio. El trabajo, la voluntad y el optimismo son en definitiva lo que se requiere para lograr lo que queremos. No te distraigas, no te pares, no es válido abandonar. Estamos claros que para algunas personas esto representará un sacrificio, sin embargo; para otros, solo el camino que conduce al éxito.

Mientras la meta sea más difícil, mayor será tu erogación de tiempo, trabajo y dedicación. Infortunadamente, en este mundo todo tiene su precio, nada es; gratis. Claro, tenemos que estar dispuestos a pagar el precio, el costo de lo necesario para alcanzarlo. Lo contrario a esto es que formaremos parte de la resistencia que, tendremos que combatir y someter para nuestro logro.

Estar en la jugada. Para alcanzar el éxito se requiere de dos cosas importantes. Una, de ser un buen jugador, estar atento, estar en control, estar listo, y estar dispuestos a hacer lo necesario. Dos, recibir buenas cartas, si la mano es buena y el jugador no está listo por cualquier razón, perderá pero; si la mano es mala, tendrá que pasar y pasar hasta que le llegue una buena mano. De hecho, la oportunidad se ha de presentar pero; como no sabemos cuándo, es relevante que nos encuentre preparados y dispuestos para tomarla. Por ello la importancia que tiene el insistir.

Las dificultades y obstáculos siempre estarán a la orden del día. Es primordial mantener la calma, la serenidad, más el entusiasmo para continuar por el camino conducente a la consecución de nuestro sueño. El triunfo en nuestras metas, no es; cuestión de suerte cómo factor coadyuvante para determinar el éxito. Esto lo determina la persistencia en sí. Mantén tú intención e interés concentrados. Adelante.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: