¡Noche fría y tediosa!

Las paredes lo miden, las ventanas lo acechan,
el cielo es una charca de luces irisada,
y una lluvia intermitente crepita en los cristales
desgajándose rauda por entre las marquesinas.


Un gabán lo protege, sus pasos lo encaminan
con afán retraído por entre un bosque de piedras,
y un laberinto de perros aullándole a su sombra.


Ansioso busca un hueco dónde pasar la noche
y escarba con desgano los botes de basura.
Sus ojos son apenas dos brasas que se apagan
con llantos de miseria nacidos de la cuna.
Expósita criatura, sin razones urgentes,
para él todo es mañana... ¡su única esperanza!
¿Después? ¡Vendrá la nada!

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: