Cambiar una rueda pinchada

Quizás no nos haya pasado nunca, y debemos estar preparados/as para el momento, siempre el más inoportuno, para saber cambiar una rueda pinchada de nuestro coche en caso de pinchazo.

Lo primero que hay que tener en cuenta antes de plantearnos CAMBIAR UNA RUEDA PINCHADA es:

  • Tener siempre en el maletero el triángulo de seguridad reglamentario: eso ayudará a informar a los vehículos que vengan distraídos que a una corta distancia hay una persona accidentada, evitando choques y/o atropellos.
  • Una linterna será fundamental si el pinchazo o reventón diera lugar por la noche (revisar que la linterna funciona, no nos vayamos a encontrar con que tenemos todo listo y no vemos nada para cambiar la rueda).
  • Un chaleco brillante, reflectante, reglamentario para advertir de nuestra presencia al resto de conductores
  • Un gato (artefacto para levantar el automóvil).
  • Llave de cruz (algunos gatos traen una palanca con la llave integrada).

Una vez hayas notado el reventón o pinchazo, pon las luces intermitentes del coche y disminuye poco a poco la velocidad, ya que si frenas demasiado rápido podrías perder el control; aparca el coche del lado derecho de la vía, si puedes avanzar a un sitio iluminado mucho mejor, tanto para ti para tener mayor visibilidad a la hora de cambiar la rueda, como para el resto de conductores, para que puedan advertirle. Observa que no venga ningún coche e inmediatamente, colócate el chaleco, busca el triángulo en tu coche y colócalo a un mínimo de 30 metros de donde estás accidentado. Lo ideal sería a unos 50 metros para que les dé tiempo a frenar a los otros conductores.

Saca del maletero el neumático, la llave de cruz y el gato, llévalos hasta el neumático desinflado y procede a cambiar una rueda pinchada:

  1. Afloja los tornillos del ring de la llanta girándolos en sentido contrario de las agujas del reloj, no retires aún los tornillos puesto que el neumático podría salirse y caer el coche al suelo.
  2. Coloca el gato bajo el coche cerca del neumático, preferiblemente en el chasis para no dañar ninguna parte del vehículo, gira la palanca, así levantarás fácilmente el coche (pase lo que pase nunca te coloques debajo del coche)
  3. Retira los tornillos y el neumático; coloca los tornillos en un lugar que no se pierdan.
  4. Coloca el neumático de repuesto y los tornillos con la mano, baja el coche con el gato y aprieta los tornillos (recomendamos que cuando no tengas más fuerza, los aprietes un poco con la fuerza de las piernas)
  5. Guarda el neumático, el gato y la llave al maletero, luego retira el triángulo de seguridad y regresa lo antes posible al coche, ya que has retirado la advertencia.
  6. Entra en el coche y vuelve a la circulación normal.
Cambiar una rueda pinchada puede parecer un trabajo difícil, pero te aseguro que todo es ponerse.

Cambiar una rueda pinchada

Anímate a cambiar una rueda pinchada y cuéntanos tu experiencia.

 

 

cambiar una rueda pinchada

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: