Una cámara anecoica es una sala especialmente diseñada para absorber el sonido que incide sobre las paredes, el suelo y el techo de la misma cámara, anulando los efectos de eco y reverberación del sonido.

En ellas podemos estudiar todo tipo de simulaciones acústicas aunque las que más se realizan son de teatros y auditorios, y también nos son útiles para encontrar los diagramas de directividad de los altavoces.

En una cámara anecoica se pueden estudiar o diseñar sonidos, desde los producidos por un vestido, como en las siguientes imágenes, hasta los que queremos que haga la puerta de un coche al cerrarse:

 

 

Los laboratorios Benefield son la mayor cámara anecoica del mundo y, en vez de estar aislada con materiales absorbentes del sonido, está llena de materiales absorbentes de radiación: 816.000 conos de espuma diseñados para minimizar la reflexión de las señales de radio frecuencia.

Las pruebas tienen que realizarse con aviones a escala natural, con lo que tuvo que crearse como un hangar para aviones. Está ubicada en el desierto de Mojave, California.

 

 

En esta foto la persona del centro de la cámara parece flotar sobre el aire, y es que el suelo está formado por una red metálica que permite no tocar los conos. Todas las cámaras tienen esta red y cuando entras por primera vez experimentas una extraña sensación de ingravidez. La vista percibe que estás flotando, ya que por debajo de tus pies aun queda un espacio de aire y los conos están más abajo. Está es una de las más grandes que se han construido y está situada en el Nacional Metrology Institue of Japan.


Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: