fotografia

Situada en la costa de Irlanda a unos tres kilómetros de Bushmills, es un territorio que contiene más de 40.000 columnas de basalto a consecuencias del enfriamiento de la lava de un cráter de un volcán que se formó hace más de 60 millones de años y que por causas naturales se enfrió de repente. Según los expertos, la formación de columnas basálticas es simple pues la lava procedente de una chimenea volcánica puede ocurrir que se enfríe de forma rápida al cesar el volcán su actividad y este mismo enfriamiento produce la formación de basalto que es un tipo de roca de cristales muy pequeños.

fotografia

Cuando el basalto se forma, disminuye el volumen y se forman prismas. Más tarde la erosión de la lluvia y el viento dejó al descubierto las columnas de basalto que son más resistentes que el resto del componente del terreno produciendo un paisaje insólito donde las columnas parecen haber sido esculpidas por la mano del hombre.

fotografia

LA LEYENDA DE LA CALZADA DEL GIGANTE

Hace muchos años vivía en esta costa de Irlanda un gigante llamado Finn MacCool y desde la costa norte a través del estrecho podía ver Escocia donde vivía el gigante escocés Benandonner que era un rival de Finn que hablaba mal de él desafiando su fortaleza y dejando mal su reputación de gigante de mucha fortaleza. Cansado Finn del desprestigio que le inflingía el gigante escocés le retó a que viniera a realizar una batalla para medir las fuerzas.

fotografia

Como el gigante escocés ponía pegas de que no podía cruzar por el agua, Finn contruyó una calzada para que el gigante pasara y a medida que se fue acercando ya vió la gran silueta del gigante. Se fue corriendo a consultar con su mujer Donogh lo grande que le parecía su competidor ante el temor de perder la pelea y esta ideó un plan.

fotografia

Disfrazó a Finn como si fuese un bebé con un babero y un camisón y lo situó en una enorme cuna advirtiendo  que se estuviese bien quieto. Cuando el gigante escocés llegó, Donogh le invitó a tomar el te rogando que no hiciera ruido para no despertar al hijo de Finn. Al ver el enorme bebé en la cuna, Benandonner se asusto pensando que si el bebé era tan grande, como tendría que ser Finn de enorme y salió corriendo despavorido por la calzada, rompiendo todas las piedras para que Finn no pudiera pasar para alcanzarle. Un ejemplo para seguir es que vale más maña que fuerza a la hora de competir.

Fuente:

www.ireland.com/es-es/qué-ver/calzada-del-gigante

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: