Aunque sea verano, hace demasiado calor. De hecho, lo ha advertido la Agencia Mundial de Meteorología, organismo que depende la Organización de las Naciones Unidas. Ha lanzado la voz de alarma por ser muy  pronto para las olas de calor, ya que acaba de comenzar el estío, y además,  éstas  se producen muy frecuentemente y de  forma generalizada en toda Europa.

La Agencia Mundial de Meteorología ha calificado estas altas temperaturas de inusuales, y ha asegurado que se pueden comparar con las que se vivieron en 2003 y 2010, que se cobraron la vida de decenas de miles de personas. En estos días se han registrado hasta 45º grados en el Valle del Gualdaqiuvir, como en Córdoba, en Madrid, temperaturas nocturnas de hasta 32º grados que hacen imposible domir.

En EUROPA

Mientras en el resto de Europa, también, se asfixian de calor lugares donde no están acostumbrados a lidiar con él. Por ejemplo, en Francia se han dado avisos naranjas, en Polonia y Suiza el pasado fin de semana su población fue alerada de aviso rojo.

 

El Cambio Climático

Desde esta Organización Mundial no se quiere confirmar que estas olas de calor extremo se deban a una consecuencia del cambio climático, pero, se advierte que la tendencia es que las temperaturas medias sean más altas, y que cada vez el tiempo entre ola y ola de calor sea más corto.

La buena noticia

Sin embargo, la buena noticia es que la Organización Mundial de la Salud asgura que Europa está mejor preparada para afrontar los riesgos que suponen para nuestro cuerpo estas temperaturas tórridas. Corremos el riesgo de sufrir golpes de calor y deshidratación.

La otra cara de la moneda es el gasto energético, ya que ventiladores y aires acondicionados hacen que dispare el consumo eléctrico. Ayer mismo se batió un récord anual. Fue el día de este 2015 donde más luz se consumió.

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: