CALLE SAN AGUSTÍN

calle de La Laguna llena de historia

 San Cristóbal de La Laguna, ciudad declarada en Patrimonio de la Unesco en 1999, es la segunda ciudad más poblada de la isla canaria de Tenerife y la urbe más antigua de la misma. Se encuentra situada en el nordeste de la isla, a una altitud de 546 msnm, y muy próxima a la capital insular. Caminar por las calles, hoy peatonales, del centro de la que fuera la primera capital de Tenerife supone moverse entre edificios con siglos de historia y de una arquitectura asombrosa.

Este artículo se va a centrar en una de esas calles, la calle San Agustín. No es una calle tan transitada como las cercanas calles de Herradores o La Carrera, que conforman el corazón comercial del casco histórico, pero pasear por ella es hacerlo entre un patrimonio histórico de gran belleza e indudable valor.

La calle San Agustín, antiguamente llamada calle Real o calle de Los Nobles, es el centro geométrico de la ciudad y está adornada con palacetes de gran antigüedad y casonas que se convirtieron en el hogar de la gente más pudiente de la época. Como parte de la mejora del casco histórico, y al igual que se había hecho con otras calles, esta calle se peatonizó, terminado estas obras en 2011.

calle de La Laguna

En la calle San Agustín se localiza importantes e históricos edificios como la Casa Salazar, palacio de 1664, sede del Obispado de la Diócesis Nivariense desde finales del siglo XIX. Palacio barroco, claro ejemplo de la arquitectura típica canaria donde se combinan elementos manieristas y neoclásicos. Este edificio, declarado Bien de Interés Cultural por el Ministerio de Cultura en 1983, sufrió un grave incendio en 2006 del que solo se salvó la fachada de piedra. Totalmente restaurado y reconstruido fue reinaugurado en 2009.

Palacio del siglo XVII ubicado en la calle San Agustín

El antiguo Convento de San Agustín es otra de las construcciones a destacar de esta calle. Este edificio, que posee el mejor claustro renacentista del archipiélago, se remonta a principios del siglo XVI cuando Alonso Fernández de Lugo, conquistador de la isla, ordenó levantarlo para la Orden Agustina en agradecimiento por haberle acompañado en esa hazaña. Conservándose aun hoy en su interior restos de ese antiguo convento es, desde 1846, sede del primer instituto de Canarias: el Cabrera Pinto. Se encuentra situado junto a la la iglesia homónima la cual quedó destruida en 1964 por otro incendio, quedando hoy en pie solamente la fachada.

Edificio del siglo XVI sede del primer instituto de Canarias

Entre la Casa Salazar y el Convento de San Agustín nos encontramos con la Iglesia y Hospital de Nuestra Señora de los Dolores. También declarada Bien de Interés Cultural, en 1986. La construcción del hospital se remonta al año 1515 aunque fue reedificado, añadiendo el templo, en el siglo XVIII. En la fachada de este edificio destacan dos marcos de ventanas, de cantería roja, que pertenecen a la primera construcción del edificio.

Edificio del siglo XVI ubicado en esta calle

Mención especial también merece otro edificio de esta calle, el Palacio de Lercaro. Palacio de tipo genovés en el que destaca su fallada de mampostería con cuerpo central de cantería y alero de teja. Sobre su gran puerta se conserva el escudo de la familia Lercaro a la que se debe su construcción que se remonta a finales del siglo XVI. Lugar de fantasmas, según cuenta la leyenda, este edificio h tenido muchos usos a lo largo de su historia, siendo en la actualidad sede del Museo de Antropología e Historia de Tenerife.

Edificio del siglo XVI ubicado en esta calle

Junto al anterior palacio se sitúa la Casa de Montañes, otra parada obligatoria al pasear por esta calle. Construcción de tres alturas, de su fachada destacan los ventanales enmarcados en madera y la portada de piedra sobre la que podemos ver el escudo de Francisco Montañés Machado, quien fuera sargento mayor de la isla. Construida en 1746 para convertirse en la casa del militar, es en la actualidad es sede del Consejo Consultivo de Canarias.

Edificio del siglo XVIII ubicado en esta calle

La Casa de Los Jesuitas debe este nombre a que fue construido por esta orden religiosa en 1733, permaneciendo en ella hasta 1767 año en que son expulsados de la isla. En ella se estableció la Universidad de San Fernando, predecesora de la actual Universidad de La Laguna. Destaca por su estilo señorial canario y decoración barroca y actualmente es sede del Archivo Histórico Municipal.

Edificio del siglo XVIII ubicado en esta calle

Si visitas La Laguna no dejes de recorrer esta calle, cámara en mano, dispuesto a disfrutar de esta pequeña vía llena de historia. La mayoría de los edificios de esta calle pueden ser visitados así que no pierdas la oportunidad.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: