La ciudad de Cali en Colombia ha sido denominada por muchos como la sucursal del cielo, los que aquí vivimos en ocasiones nos preguntamos porque? Es que viviendo en Cali uno no se da cuenta de muchas cosas, que se aprecian solamente cuando no se esta en Cali.

Cali tiene un hermoso verano permanente, ya que las épocas de lluvia son realmente pocas en el año, esto nos permite vestir tan informal como queramos, inclusive con zapatillas sin medias, camiseta y pantaloneta o blue Jean en los hombres y Jean o falda, camiseta y sandalias en las mujeres. Esto nos genera una comodidad única. Cuando estamos en otra ciudad, nos cuesta trabajo vestirnos diferente y hasta se nota que somos caleños.

Pero además de la comodidad, nos recrea la vista a ambos géneros, los hombres disfrutamos del lindo paisaje compuesto por mujeres hermosas, de piel bronceada, caras bellas y piernas esculturales. Las mujeres disfrutan viendo a los hombres en camisetas ceñidas al cuerpo y jeans ajustados. Esto definitivamente no se ve en otras ciudades.

Por ser tierra calida, las personas son muy extrovertidas y abiertas, en Cali es más fácil que en muchísimas otras ciudades hacer amigos, entablar conversación con cualquier persona en un bus, un taxi, un centro comercial o lo que sea.

Cali es una de las 3 ciudades más grandes de Colombia, pero a diferencia de Bogota o Medellín, el tráfico hoy día no es una pesadilla, claro hay trancotes y rutas congestionadas, pero con cualquier tema puede hacer uno muy ameno el viaje con cualquier acompañante.

El ambiente de Cali es muy rumbero, casi podemos decir que cualquier cosa se vuelve un pretexto para celebrar y no específicamente con licor, sino con rumba y felicidad.

La comida en Cali, realmente es muy variada y deliciosa. No solamente los platos típicos como el Sancocho de Gallina, los tamales y las Empanadas; en Cali encontramos cualquier cosa que se nos antoje comer y en cualquier lado.

Pero lo más importante para ser llamada la sucursal del cielo, es que la calidad humana del caleño, su ambiente, su ánimo y optimismo, su jovialidad, su espontaneidad y su alegría se vuelven contagiosos, por eso todo el que viene a la ciudad de Cali se lleva ese contagio y añoran volver a Cali, la sucursal del Cielo.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: