caldo gallego

CALDO GALLEGO, CARACTERÍSTICAS Y RECETA

   El caldo gallego es uno de los platos más emblemáticos de la gastronomía de Galicia. Es un plato caliente muy adecuado para el invierno, aunque en Galicia se toma caldo gallego todo el año. Se caracteriza por llevar tanto verduras como carnes. La receta puede variar dependiendo del gusto personal y de las verduras y carnes disponibles

   Las verduras más habituales son los grelos, que son las hojas de los nabos, y las nabizas, que son la misma verdura que los grelos pero recogidas antes de diciembre. También es bastante frecuente hacer el caldo gallego con repollo, e incluso con berzas.

   En cuanto a la carne, lo habitual es utilizar huesos de jamón, costillas de cerdo y/o panceta. También se puede añadir ternera con o sin hueso. En algunas familias se añade carne de ave, pero es muy poco habitual. Las proporciones de los ingredientes también varían en función de gustos.

   El caldo gallego suele ser primer plato, pero si lleva suficiente carne se toma como plato único. También es habitual hacer mucha cantidad y que sirva de cena y de comida del día siguiente. Para algunas personas el caldo gallego está más sabroso el segundo día que recién hecho.

   Lo que más diferencia al caldo gallego de otros caldos y sopas es la presencia del unto y el sabor que le da al caldo. El unto es la grasa que recubre los intestinos del cerdo, tratada de manera especial salándola, enrollándola y dejándola secar. El unto no debe faltar nunca porque entonces el caldo ya no tendrá el sabor característico del caldo gallego.

caldo gallego

Ingredientes para el caldo gallego

Hueso de jamón, lacón y/o costillas de cerdo
Ternera, con o sin hueso (opcional)
chorizo (opcional)
Patatas
Unto (grasa de cerdo)
Habas
Grelos, nabizas, repollo o berzas
Agua
Sal

Preparación del caldo gallego

Se echa agua en una tartera grande, el agua debe ocupar dos tercios del tamaño de la tartera.

Antes de encender el fogón se echan las habas, las cuales tienen que haber estado 12 horas en remojo.

Se calienta el agua con las habas y cuando el agua hierve se procede a introducir el unto y las carnes el hueso de jamón, el de ternera, las costillas de cerdo, la panceta, el lacón, o lo que se desee añadir. En caso de ir a añadir chorizos, éstos no se introducen todavía.

Mientras se cuece el caldo se preparan las verduras y las patatas. Si las verduras son grelos o nabizas hay que quitarles las partes inferiores de los tallos porque pueden ser demasiado duras. Se lavan y se trocean. También se van pelando y cortando las patatas, y cortando los chorizos.

Cuando el caldo lleva más o menos una hora y media cociendo se incorporan las verduras, los chorizos y las patatas, y se deja cocer todo media hora más. Es el momento de probar el caldo para saber si hace falta echar sal o no, ya que según la cantidad de hueso de jamón y lacón que le hayamos puesto al caldo, puede no hacer falta sal.

Se deja reposar diez minutos, y el caldo gallego está listo para servir.

caldo gallego galicia

 

Créditos fotos caldo gallego, características y receta

1-Lacocinadecasa
2-Recetas del Camino
3-Juan Mejuto (Pontevedra)

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: