El cabello y la alimentación.

Lucir un cabello sano es el sueño de muchas personas, no obstante su cuidado requiere dedicación y sentido común. No solo los agresores externos, como tintes, secadores y exposición al sol y mar, dañan el pelo, son muchos los factores que influyen en mantener una bella cabellera. Más allá de la herencia, los cambios hormonales y el estrés que muchas veces su control escapa de nuestras manos, la alimentación correcta tiene un gran valor en la salud del cabello.

Las proteínas, tan importantes en la formación de queratina y que se encuentran en la leche, el huevo, queso y las carnes, también en los granos como lentejas y frutos secos ayudan a mantener un cabello que no se muestre seco o quebradizo. Las vitaminas del grupo B son muy importantes para el cabello tanto para su fortaleza como para evitar la seborrea y solo se encuentran en alimentos de origen animal, especialmente en las carnes, por eso es recomendable que quienes han elegido ser vegetarianos tomen suplementos vitamínicos adicionales de forma sistemática.

La vitamina A, vitamina C y E, la biotina y el ácido fólico son esenciales  para mantener  un cabello vigoroso y con buen aspecto. Los minerales como el zinc, el selenio y el hierro también  juegan un papel muy importante  en la salud capilar, así como los ácidos grasos esenciales. Por tanto es necesario una dieta muy variada o en su defecto, apoyar la alimentación con suplementos de vitaminas y minerales para lucir un PELO saludable y hermoso.

 

En lugar de buscar productos de uso externo que muchas veces  hacen más daño que bien, si su cabello  no está todo lo saludable que debería, si lo nota frágil y quebradizo y se cae con más frecuencia  que lo habitual, revise de forma rigurosa su alimentación. Una adecuada nutrición, con alimentos variados le ayudará a tener una bella cabellera. No muy errados andaban nuestros ancestros cuando decían que somos lo que comemos.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: