fotografia

La raza Mustangs salvajes son los descendientes de los primeros caballos árabes-andaluces que llevaron los españoles a América cuando poblaron las extensas llanuras que propiciaron que muchos se escaparan y se hicieran salvajes gracias a los buenos pastos que encontraban en libertad. Las diversas tribus nativas (indios americanos) domaron a muchos de estos caballos salvajes y los utilizaron como medio de transporte, para la caza del bisonte y también para la guerra. 

fotografia

La palabra Mustang es de origen español derivada de "mosteño" que significa caballo asilvestrado también llamados "cimarrones". En un principio, los nativos americanos tenían prohibido montar a caballo pues era una actividad reservada a los españoles, no obstante, diversas tribus de indios cogieron los caballos que se escapaban de los españoles y los criaron. Con la llegada de franceses y holandeses que introdujeron otras razas de caballos con las que se fundieron los caballos españoles, se dio pie a la raza Mustang que ahora se reproducen en libertad y totalmente salvajes.

fotografia

fotografia

Las tribus nativas de indios americanos adoptaron la cultura del caballo y más tarde el cine y la literatura contribuyeron a mitificar el caballo lo que dio origen al mítico coche Fort Mustang que fue  un homenaje al caballo salvaje americano. En la actualidad los Mustang se han convertido en un problema para los Estados Unidos ya que no tienen depredadores naturales y se reproducen libres en unas 12 millones de hectáreas de terreno donde se duplican en cuatro años por lo que hay que sacar miles cada año para tener controlada la población.

fotografia

El Departamento de Interior tiene en la actualidad más de 30.000 caballos y más de 6.000 burros salvajes que pastan y se reproducen  libres en las praderas y estudian varias maneras de frenar la reproducción con anticonceptivos, con adopciones de caballos, etc. Mientras algunos sugieren que deben dejarse en la naturaleza ya que son animales salvajes, esta no es una solución ya que con el tiempo se van a encontrar sin pastos si sigue creciendo la población de equinos. El problema se hace más grande también por la ley de 1971 que obliga al BLM ( Oficina de Administración de Tierras) al cuidado de los caballos y la agencia no permitirá que sufran de hambre y sed. 

 

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: