La vida transcurre en la búsqueda constante
de lo que no se tiene,
de las ilusiones, de las sorpresas…
Nada es mas bello que eso que nunca se ha conseguido,
eso que siempre nos ha sido ajeno:
La paz, un sentimiento, alguna meta.
Y era eso mi vida…
hasta que llegaste tú.
Cubierto de ese brillo incansable que tienen las cosas nuevas.
Deseado… lejano y mío,
resplandeciente de misterio.
Y te tomé.
Te tomé tratando de encerrar en mí
ese mágico instante que pasa y que no vuelve,
te tomé, esperando sacar de ti
todo eso nuevo que me dabas.
Te amé con el ansia de exprimir tu alma
hasta que la última gota de sus secretos me mojara
Y empaparme de ti.
Y aquí estamos…
y siento que mi búsqueda a terminado
porque no puede haber nada nuevo,
nada bello,
nada extraño
que me pueda hacer sentir lo que me haces sentir
que sea todo lo que significas.
Pero también presiento
que la búsqueda verdadera
recién ahora empieza,
la búsqueda de a dos,
de los sentimientos que aún no conocemos,
de todo el amor que aún tenemos que dar,
y que comienza así
con el brillo furioso de lo nuevo y lo oculto,
pero también con la fe, la pasión y la ardiente esperanza
de que éste, nuestro brillo,
no se apague jamás.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: