AMANTES

NO TE BUSCABA, PERO TE ENCONTRÉ.

NO TE BUSCABA, pero te encontré.  

En la lujuria del otoño, rojo y dorado

te encontré.

Había dejado mi búsqueda, harta,

de hombres que no lo eran, harta,

de cascaras vacías, sin nada que dar,

pero ofreciendo lo que no eran.

No te buscaba, pero te entregaste,

como una fruta, dulce y jugosa,

y mis labios lujuriosos te bebieron,

y mis dientes golosos, mordían la pulpa

que se me ofrecía, sin tabú, ni cadenas.

No te buscaba, pero tu entrega abrió mi corazón,

llenaste mi cuerpo de placer, sin pedir nada

sólo con la satisfación de mi disfrute.

Mi mente, jugadora solitaria, encontró

en la tuya una digna compañera de juegos.

Que difícil es encontrar una mente abierta,

curiosa y cultivada.

Y mi corazón cerrado al amor, al cariño

y a la ternura, fue abriéndose poco a poco,

al calor te tus dulces mimos.

No te buscaba, pero encontré algo más,

en aquel día de lluvia, bajo el toldo de un

bar, encontré sin saberlo lo que buscaba,

que se me fue ofreciendo día a día,

luchando para abrir una brecha en el muro

que era mi persona, insistiendo pero sin

cansar,

desgastando las barreras, para contener

el agua con tus brazos, acunando mi escepticismo

en tu calor, hasta lograr entrar en mi.

Recuerdo aquellas misivas, que me enternecían,

llegaban hasta mi corazón, con tus anhelos.

He encontrado aquello que no sabía que buscaba,

a mi amor, y mi amante

a mi compañero y a mi amigo.

Y un día sin darme cuenta me dije:

diablos: me enamorado.

No te buscaba, pero te he encontrado.

 

 

 

 

 

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: