editorial

EN BUSCA DE UNA EDITORIAL

EN BUSCA DE UNA EDITORIAL: CUANDO EL MANUSCRITO ESTÁ TERMINADO

En busca de una EDITORIAL es una labor a veces tediosa; sobre todo, cuando el escritor es novato en este campo. Son muchos los errores que cometemos al principio y éstos nos llevan al fracaso. En este caso, el fracaso corresponde a no recibir respuesta alguna de las editoriales o que el manuscrito nos sea devuelto. La consecuencia de todo ello es la decepción, incluso la depresión, porque llegamos a creer que nuestro manuscrito no ha gustado. Tendemos a creer enseguida que no servimos como escritor y solemos abandonar este oficio antes de tiempo. No obstante, se puede tratar simplemente de una serie de equivocaciones. Tratemos de evitar esas equivocaciones y reducir la cantidad de errores.

En busca de una editorial

¿Qué debemos hacer cuando el manuscrito está terminado? Con „MANUSCRITO TERMINADO“ no nos referimos solamente a haber terminado de escribir nuestro futuro libro, sino que lo habremos leído, revisado en cuanto a faltas de ortografía, faltas gramaticales, de estilo y del contenido. Hay que realizar las correcciones oportunas para asegurar una buena calidad del escrito. Cuando ya están hechos los últimos retoques necesarios y le hemos proporcionado el „formato“ deseado, podemos afirmar que el manuscrito está terminado. Recordar también que el texto debe estar escrito por un sólo lado (en caso de imprimirlo), con doble espacio entre las líneas, el tamaño de la letra debe estar en el número doce y la letra usada será Times New Roman. Y las páginas deben estar ennumeradas. Eso suele ser el estándar, cuando se envía un manuscrito a una editorial.

Cuando el manual está terminado, se siguen los siguientes pasos:

1) Definimos la temática del manuscrito: novela (histórica), (auto)biografía, poesía, narrativa, cuento o relato, ciencia ficción...

2) Buscamos en Internet (o en una guía) las editoriales existentes en nuestro país y comprobamos una a una qué tipo de libros suelen publicar. Esto es muy importante a tener en cuenta, ya que, si queremos que nos publiquen, no vamos a enviar un manuscrito de poesía a una editorial que publique solamente biografías, por ejemplo. De hacerlo, ya podemos tomar por sentado que no nos van a publicar. Por tanto, debemos averiguar primero en qué editorial encajaría nuestro manuscrito.

3) Cuando ya hayamos encontrado una editorial adecuada, NO lo enviamos directamente. Hay que tener en cuenta que hay muchos escritores y las editoriales reciben muchísimas cartas, correos electrónicos, peticiones y manuscritos a diario. Pretender así que lean el nuestro nada más recibirlo, sería una falta de respeto; sobre todo, si aún no somos un escritor reconocido. De hecho, hay editoriales que solamente publican manuscritos de autores ya reconocidos, porque no quieren arriesgar obtener pérdidas mediante la publicación de un autor novel. Por tanto, recopilemos los datos de contactos de aquellas editoriales en las que encajaría nuestro escrito.

4) Tras realizar un estudio de las editoriales, redactamos una carta o un correo electrónico en el que nos presentamos brevemente, les explicamos la razón por la cual nos ponemos en contacto con ellas y les presentamos, en pocas líneas, nuestro manuscrito. Finalmente les preguntamos educadamente si pudieran estar interesados en leerlo. Podemos anexar al correo el primer capítulo del libro (o las primeras diez páginas nada más) para que comprueben la calidad de nuestro escrito. Si conseguimos atrapar su interés con las primeras páginas, ellos nos pedirán el resto del manuscrito para poderlo leer y evaluar. Si nos piden que les enviemos el manuscrito, ya habremos despertado su interés y sabremos que lo van a evaluar. Aún así, existe la posibilidad que finalmente nos nieguen la publicación. Pero, al menos agradeceremos su lectura. Si, al contrario, están interesados en publicarlo, suelen enviar al autor un contrato de publicación. En este caso, habrá que leerlo bien y, si el escritor está conforme con las condiciones, lo devuelve firmado a la editorial. Un consejo: no firmar el contrato desde la emoción de ver el libro publicado. A veces, la primera oferta no es la mejor. No todas las editoriales trabajan con las mismas condiciones. Si somos nuevos en el campo, nuestra inexperiencia nos lleva a firmar el primer contrato y no tenemos en cuenta que puede haber otra editorial que ofrezca condiciones mejores. O, que esas condiciones pueden ser ocasionalmente negociables.

Una vez consigamos firmar un contrato con una editorial, ellos ya se encargan del resto y nos mantienen informados del procedimiento.

Porque todos tenemos algo que compartir; EN BUSCA DE UNA EDITORIAL.

editorial

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: