El bullying, consejos a los padres.

El bullying es un anglicismo que aunque no forma parte del diccionario de la RAE, se utiliza cada día más entre hispanohablantes para definir el acoso escolar al que son sometidos los estudiantes por sus compañeros, ya sea de índole psicológico, físico o verbal, a lo largo del tiempo y de forma reiterada. Llámese por su término en inglés " bullying” o por sus sinónimos castellanos acoso u hostigamiento escolar, lo cierto es que este tipo de maltrato entre estudiantes, donde el más fuerte agrede e intimida al más débil, existe desde los inicios de la enseñanza misma, si no lo cree haga un viaje a su pasado escolar y recordara cuántos de estos hechos vivió como protagonista o espectador en su vida estudiantil.

Quizás hoy solo le quede un amargo recuerdo de lo que fueron las tristes experiencias de ser apabullado por niños más grandes o más fuertes psicológicamente o tal vez un cargo de conciencia y pena por los que usted apabullo, si fue abusador; pero muchos, especialmente las victimas de tal conducta, quedaron marcados para siempre y esas acciones fueron determinantes en su personalidad posterior.

Existen muchas formas en que el victimario agrede a su víctima, generalmente con el consentimiento y la aprobación de otros miembros del grupo, y van desde la agresión física, verbal y las amenazas hasta la intimidación a través de rumores o la exclusión a propósito de un grupo. En ocasiones es tan sutil que ni el niño se da cuenta que está siendo abusado, ni los padres perciben el problema hasta que es demasiado tarde.

Existen factores de riesgo que nuestros hijos pueden tener y por los que hay que estar más al tanto como son el que posea alguna discapacidad física o psíquica, que pertenezca a alguna minoría étnica, racial o cultural y que sea de personalidad introvertida o poco comunicativa. Pero también los niños talentosos, especialmente desde el punto de vista intelectual pueden ser relegados del grupo, y constituye todo un reto para ellos mantenerse como buen estudiante y ser “buena gente”, a veces tienen que ser también genios en las relaciones sociales para mantener esa ambivalencia entre la excelencia académica y lo aceptable para el grupo.

Para proteger a las posibles víctimas de bullying los familiares deben apoyarlos y darles las herramientas adecuadas para que puedan defenderse. Lo primero es que desarrollen su inteligencia emocional que no es más que el conjunto de habilidades psicológicas que permiten expresar equilibradamente nuestras emociones, entender las ajenas y de esa forma modular nuestro comportamiento. Lo segundo es que desarrollen su resiliencia que es la capacidad de sobreponerse a periodos de dolor emocional o situaciones adversas. Por último los PADRES deben crear un ambiente de confianza con los hijos para que sean capaces de contarles sus preocupaciones escolares y estar muy atentos a sus problemas por insignificantes que estos parezcan.

Aun así el acoso escolar será un riesgo en cualquier escuela, rememore sus historias, cuénteles a los pequeños las anécdotas de su vida escolar, déjele saber que es algo por lo que muchos pasan y sobreviven a ello sin mayores consecuencias y así les dará una perspectiva diferente del problema. Acompañe a sus niños en este andar por la vida preparándolos para vivir en una sociedad donde no todo es color de rosas.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: