hábito

Buenos y malos hábitos

Lo que les voy a reseñar hoy tiene que ver con la intención de adquirir un buen hábito. Según esta premisa, tenemos que pasar una prueba de tiempo consistente en 21 días, manteniéndonos firmes, para empezar a considerar con fundamento que si es posible, que logremos lo que queremos alcanzar. Este lapso de tiempo citado arriba, es algo que he leído en varias fuentes anteriores, antes de exponérselas.

Mirándolo así de refilón, puede ser; que un tiempo de 21 días nos pueda parecer un lapso de tiempo más bien corto y un objetivo ahí, al alcance de la mano. Pero sabemos todos que; cada vez que nos proponemos alcanzar una meta representativa de una gran dificultad, en un tiempo pre- establecido, sabemos bien, que cada instante cuenta y que marca entre el provecho de la determinación o la derrota por el cansancio.

Pensemos. ¿Cuánto tiempo nos toma para decidirnos a someternos a un régimen de dieta? Y ¿Cuánto tiempo nos lleva romperlo? ¿Dejar de fumar? ¿Qué excusa esgrimimos para tomarnos ese traga tan ansiado? Hay quien dice que el lunes es el día propicio para arrancar lo que nos proponemos, luego; cuando llega el momento, este se convierte en el día perfecto para buscar una excusa.

Retomando lo de los 21 días, nos parece un tiempo razonable que a lo mejor puede servirnos para llenarnos de ánimo e intentar cambiar lo que deseamos o intentamos cambiar. Sinceramente, tres semanas, para someter a prueba nuestro acerbo de voluntad, realmente nos parece algo alcanzable para lograr un objetivo personal.

mal hábito

Primera etapa

Sopesar que es un tiempo moderado; nos servirá de acicate para superar la primera etapa de indecisión y nos dará ánimo para no caer en las tentaciones, cuando se presenten.

El abanico de posibilidades de las decisiones que podemos tomar, es variado y, sus ventajas no podrían ser solo para obtener un beneficio personal. Esto por si solo es lo que más estimula, pues bien sabemos que cuando mejoramos algo en nosotros, el cambio favorece también a nuestro entorno cercano.

Ejemplos de soluciones diferentes a someternos a dieta; comenzar a ejercitarnos o dejar el cigarrillo, pueden ser, la de ser más ordenados, ser más racionales a la hora de manejar el dinero, ser puntuales en nuestras citas, más frecuencia en las visitas a nuestros padres, no caer en diatribas, dedicarle más tiempo a los hijos, huir de los chismes y una larga lista d… no debes.

Es recomendable, hacer primero una lista de los hábitos beneficiosos que se desean adquirir y otra con los que se desean eliminar, luego; ordenen cada lista con el grado de dificultad que le dan a cada hábito. Seleccionen uno de cada lista, para dar comienzo a su programa de los 21 días.

La decisión de desarrollar el hábito positivo de seguro será un gran estímulo, para reforzar la intención que tienen de renunciar al hábito perjudicial. Tengan a la vista un calendario, donde vayan tachando cada día superado y gócenlo en grande al cruzar la meta. Refuercen su fuerza de voluntad y tengan en mente, que la recompensa está ahí, apenas a 21 días.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: