Buena suerte para el nuevo año.

Existen muchísimas costumbres para despedir un AÑO y comenzar el otro que se asocian a la buena fortuna o a dejar detrás todas las desventuras del pasado año. Aún los más incrédulos se aseguran de hacer sus cosillas que le vaticinen un año afortunado, con un “por si las moscas” le siguen la corriente a la multitud y hacen sus respectivos rituales.

Cada cultura sus propios ritos de fin de año, que van desde vestirse de blanco, echar un balde de agua a la calle, hasta las muy conocidas 12 uvas de las 12 de la noche, una por cada mes. También es muy popular el beso de las 12 para tus seres queridos, con una variante en Francia, que al besar a un desconocido a la medianoche bajo un muérdago, le garantiza esposo al próximo año.

Para deseos más específicos se practican rituales diversos: para expulsar las malas vibras y negatividad del hogar encender incienso o velas de olor y barrer la casa cuando el reloj da las 12; para conseguir un amor, poner una hoja de albahaca bajo la almohada; para obtener un nuevo empleo poner tres hojas de laurel en el zapato que uses en tu noche de fin de año y quemarlas al día siguiente. Una costumbre muy popular en mi tierra, donde todos quieren viajar y que recuerdo con simpatía, es tomar un par de maletas llenas de ropa y salir a la medianoche por tu puerta dar una vuelta y volver a entrar a tu casa.

Existen otros rituales de la buena suerte que se las traen, como en Grecia que se queman los zapatos viejos, o usar ropa interior amarilla, roja o rosa al revés, y luego voltearlas comenzando el día primero de enero. Pero las que se llevan el premio son las de saltar 7 olas a las 12 dela noche y pedir 7 deseos, o saltar en un solo pie desde una silla cayendo con el pie derecho. Imagino que esta última le haya ocasionado a muchos pasados de tragos comenzar con el pie izquierdo el nuevo año con una buena torcedura de tobillo por lograr tamaña hazaña.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: