para una buena nutrición, debes ingerir alimentos saludables.

La nutrición es la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo. Una buena nutrición (una dieta suficiente y equilibrada combinada con el ejercicio físico regular) es un elemento fundamental de la buena salud.

Una mala nutrición puede reducir la inmunidad, aumentar la vulnerabilidad a las enfermedades, alterar el desarrollo físico y mental, y reducir la productividad.

Una dieta equilibrada incluye una diversidad de alimentos suministrados en cantidades adecuadas (ni insuficientes ni excesivas), lo que depende de las características individuales atendiendo a la edad y al estilo de vida.

Los requerimientos nutricionales no son los mismos en la infancia o en la pubertad que en la adultez o la vejez; por otro lado, una mujer embarazada o un deportista tendrán demandas nutritivas especiales, pues la situación fisiológica también condiciona las demandas nutritivas. Es por este motivo que se enfatiza en la idea de que no existe una dieta ideal que sirva para todos

Los alimentos son imprescindibles para la vida y suministran al organismo los nutrientes y energía necesarios para mantenerse saludable. Para mantener la salud debemos conocer nuestras necesidades nutricionales así como la composición de los alimentos. De este modo podremos analizar si nuestra forma de alimentarnos es la correcta y modificar nuestra dieta si fuera necesario.

La alimentación es un proceso voluntario a través del cual las personas se proporcionan sustancias aptas para el consumo, las modifica partiéndose, cocinándolas, introduciéndose en la boca, masticando y deglutiéndolas. Es a partir de este momento que acaba la alimentación y empieza la nutrición, que es un proceso inconsciente e involuntario en el que se recibe, transforma y utiliza las sustancias nutritivas (sustancias químicas más simples) que contienen los alimentos.

Se debe analizar si nuestra forma habitual de alimentarnos es la correcta o no o si es necesario modificar nuestra dieta. Además, contar las calorías es solamente una forma de bajar de peso. Debido a que la hormona insulina desempeña un papel fundamental en la forma en que el cuerpo utiliza y almacena la grasa, algunos investigadores sugieren que comer alimentos que mantengan los valores de insulina estables durante todo el día (carne y pescados magros, aves de corral, verduras y frutas, en lugar de alimentos como azúcar, dulces, pan blanco y galletas de sal) puede ayudar a mantener un peso saludable. Y puede visitar un nutricionista, para que elabore un plan de dieta más saludable.

Hay varias formas de alimentarse pero solo existe una forma para nutrirse. El número de comidas que se pueden realizar con los alimentos es muy variado pero cuando éstos quedan reducidos en el aparato digestivo en unas cuantas sustancias nutritivas, la nutrición es unitaria y monótona.

¿Cómo se puede obtener una buena nutrición?

Es una dieta balanceada que te ayuda a mantenerte activo en tu vida diaria y te ayudará a que tu cuerpo se desarrolle lo mejor posible. Si llevas una dieta balanceada y saludable, esto significa comer una variedad amplia de alimentos que te brinden la combinación correcta de nutrientes. Ingerir cierta cantidad de frutas y vegetales en tu dieta y menor cantidad de grasas saturadas. Tu dieta es la que determina tu peso e incrementa los riesgos de enfermedades cardiacas o lo disminuyen.

llenar la mitad del plato con verduras y frutasllenar un cuarto del plato con granos, la mitad de ellos integralesllenar un cuarto del plato con proteínas magras, sin olvidarse de variar las fuentes de proteínas y de consumir pescado dos veces por semanareducir el consumo de alimentos con mucha azúcar, sal y grasa agregada.

Es imprescindible tomar las decisiones adecuadas con respecto a nuestro estilo de vida, seguir hábitos alimentarios saludables y hacer ejercicio habitualmente, para poder aprovechar al máximo lo que la vida nos puede ofrecer.

Hacer ejercicio con regularidad es una parte importante de un estilo de vida saludable. Las personas que llevan una vida activa tienen menos probabilidad de enfermarse y mayor...

Los carbohidratos, las proteínas y las grasas proporcionan energía para el ejercicio. Cuando usted hace ejercicio, su cuerpo necesita energía adicional (calorías) porque está trabajando más.

La energía ayuda a mantener su peso corporal, conservar su salud y a maximizar su rendimiento y entrenamiento. Si usted no obtiene suficiente energía de su dieta, se sentirá débil y cansado. Con el tiempo, sus músculos y huesos podrían debilitarse y podría correr mayor riesgo de enfermarse o lesionarse.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: