fotografia

El hábito involuntario de apretar y rechinar los dientes afecta a un 20% de la población más o menos, y puede causar dolor en las mandíbulas, en el cuello y hasta dolor de cabeza. También resulta altamente molesto para las personas que se encuentran cerca. El bruxismo o bruxomanía se produce en personas de ambos sexos y con frecuencia entre la edad de 16 a 20 años, aunque puede aparecer también en otras edades.

fotografia

También existen personas con bruxismo crónico sin que exista una concreta explicación y por otra parte y lo más sorprendente es que puede desaparecer de forma expontánea y sin ningún tipo de tratamiento. Antiguamente se creía que afección se producía por parásitos intestinales pero esta causa ya está totalmente desechada. 

fotografia

El origen del bruxismo tiene mucho que ver con los estados de ansiedad por lo que es un movimiento parafuncional que no tiene nada que ver con la masticación y se produce de forma inconsciente. También se puede producir durante las horas de sueño con el consiguiente desgaste del esmalte dental. Por lo general son los propios familiares los que avisan de la situación ya que en el silencio de la noche el rechinar de los dientes se hace insoportable.

fotografia

El bruxismo no tiene una cura específica pero existe el tratamiento de la colocación de una protección dental de plástico u otro material que se llama "férula" de descarga que impide que los dientes se lesionen. Algunas personas han conseguido reducir y hasta hacer desaparecer el bruxismo con terapias de relajación ya que al disminuir la ansiedad, estrés, etc, modifican el comportamiento de la musculatura en general y en especial de las mandíbulas. Ponerse en manos de un buen fisioterapeuta es la mejor solución para librarse de esta afacción tan molesta, especialmente para los familiares que tienen que aguantar el rechinar de los dientes durante las horas de sueño.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: