Las creencias populares tienen su origen en el hogar, en la calle, en la propia cuna, porque se transmiten de una generación a otra y quedan grabadas en nuestra mente, aunque con el tiempo estas creencias van perdiendo fuerza y credibilidad.

En nuestra cultura popular, existen las creencias sobre las brujas, de las cuales podemos distinguir dos tipos; las Brujas Voladoras; que se transforman en pájaros y revolotean por los techos asustando a todos los que se atraviesan en su camino, estas voladoras van lanzando carcajadas grotescas y pueden cambiar fácilmente de la forma humana a la animal.

Por otra parte están las Brujas Hechiceras, que son muy peligrosas porque van más allá que las primeras, ya que no se dedican a asustar sino que realizan pócimas, brebajes, hechizos y trabajos con el fin de causar algún tipo de daño o doblegar la voluntad del ser humano; estas hechiceras realizan prácticas supersticiosas intentando causar mal a alguien por medio de un maleficio; tienen poderes sobrenaturales y causan enfermedades que no tienen cura medica y pueden llevar a la muerte.

Sin embargo hoy en día existe otro grupo de brujas a las que he denominado las Brujas Del Siglo XXI, estas son muy frecuentes, comunes y peligrosas, estoy segura que todos nos hemos topado alguna vez con un par de estas.

Este tipo de brujas no solo asustan, sino que también son capaces de dañar, con su odio, con su envidia, con sus cantaletas y con sus acciones.

Podemos encontrarlas en cualquier lado, en la escuela tratando siempre de perjudicarnos; estas no soportan el buen desempeño que tienen los demás, están presentes también en el trabajo, poniendo trabas creando un ambiente poco armonioso y dificultando la actividad laboral.

Se encuentran en nuestro barrio y son capaces de inventar chismes con el propósito de arruinar la reputación de cualquiera, están siempre en las esquinas o asomadas en sus ventas tomando apunte de todo y son las primeras en obtener la información y divulgarla, son muy peligrosas ya que son capaces de crear historias con tal de dañar y perjudicar a los demás.

Hay quienes afirman tener la bruja del siglo XXI, instaladas en su casa dando cantaleta las 24 horas del día, a estas nada les satisface, todo está mal, critican todo y pueden llegar hacer muy desesperantes; son tan cínicas que pueden hacerse fácilmente las victimas y las sufridas; “ cuidado con estas son muy manipuladoras” .

Finalmente, existen otro tipo de brujas que están al acecho, mirando en qué momento entran a dañar, algunas suelen estar muy cerca mostrando una falsa amistad, recogiendo información y acomodándolas a su beneficio; van sembrando un venenito de una manera muy sutil, casi imperceptible y en el momento menos pensado se destapan y atacan a sus víctimas, son capaces de hasta dañar una relación sentimental. Este tipo de brujas son muy peligrosas porque uno no las ve venir ni las ve actuar.

Existe la creencia de que las Brujas Voladoras, las puedes combatir y alejar poniéndote la ropa al revés, las Brujas hechiceras, las cuales son muy peligrosas, te recomiendo que no las visites, porque aunque no creo en ellas, de que las ahí las ahí; y respecto a las Brujas del siglo XXI, no existe alguna contra o creencias definidas para atacarlas; lastima no poder suministrar una clave para combatirlas que satisfaga las necesidades de quienes se enfrentan a alguna de ellas.

A esta altura ya cualquiera puede definir si alguna vez ha tenido contacto con alguna de estas peligrosas brujas del siglo XXI, al respecto solo puedo advertir cuidado y recomendar estar atento para identificar a estas brujas que con su mala energía y su amargura te quieren dañar.

No existen formulas mágicas, creencias y contras especificas, pero todas estas brujas voladoras, hechiceras y las del siglo XXI puedes combatirla con la Oración, recuerda que nuestro aliado más fuerte es DIOS.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: