Generalmente, un manual de bricolaje te indica las pautas a seguir en la realización de un trabajo o reparación, sin embargo, no repara en los posibles errores que podamos cometer si hacemos un mal uso de estas guías.

Alicatado torcido

Alicatar es un trabajo complejo, no apto para aquellos que no sean meticulosos y perfeccionistas. Si intentas realizar la tarea de manera rápida, es muy probable que los azulejos terminen torciéndose... El resultado será realmente desastroso y casi imposible de remediar. Una sola fila de azulejos torcidos hace que todo el alicatado termina por echarse a perder.

bricolajeConsejo. Traza una línea paralela al suelo, a una distancia de éste igual a una baldosa Clava bajo ella un listón recto, de manera provisional. Apoya en el listón la primera fila de azulejos; cuando queden pegados, quita el listón y sigue colocando hileras encima de la primera.

Pintar sin aplicar imprimación

A la hora de pintar una pared o un mueble, un trabajo de bricolaje que parece no presentar ninguna dificultad, frecuentemente nos limitamos a mojar el rodillo o la brocha en la pintura, pasarlo por la superficie... y contemplar decepcionados cómo la pintura se resiste a fijarse. O, aún peor, ver cómo transcurridos unos días, el acabado empieza a "pelarse" o se raya al mínimo roce. Todo esto podría haberse evitado aplicando una sencilla capa de imprimación previa.

Consejo. En paredes de yeso sin pintar, da una mano de fijador de látex rebajado en agua al 50%; sobre pintura plástica, lija suavemente la superficie antes de dar el fijador. Para pintar tableros y madera natural, suele bastar con una mano de selladora acrílica, Las superficies de metal, barnizadas, de melamina. etc., agradecen una ligera pasada con lija y la aplicación de una selladora sintética o algún producto especifico.

Ladrillos demasiado secos

Aunque no ocurre con todos los tipos de ladrillos, por lo general la mayoría de ellos necesitan ser humedecidos antes de levantar un muro o fábrica de obra. Si no lo haces, la cerámica, que es muy porosa, absorberá la humedad del mortero empleado para unir las piezas y éste quedará demasiado seco, con el consiguiente riesgo de que se desprenda.

Consejo. Sumerge los ladrillos en un cubo de agua antes de colocarlos y espera a que escurran el exceso de agua. Si son muchos, colócalos haciendo una pila y mójalos con una manguera hasta que se saturen de agua. No empieces a trabajar con ellos hasta que no dejen de chorrear.

Tornillos sin ton ni son

Las uniones con tornillos son muy populares en el bricolaje por su rapidez y su resistencia. Sin embargo, no se debe introducir cualquier tornillo en cualquier superficie y de cualquier manera, ya que es posible que la unión termine por separarse o deteriorarse. Un tornillo mal introducido o con la rosca inapropiada puede echar a perder un buen trabajo de construcción y ensamblaje.

Consejo. Antes de introducir un tornillo, es recomendable practicar un agujero guía con una broca del mismo diámetro para evitar deshacer el tablero y facilitar la tarea de introducirlo. Para trabajos al exterior o en zonas húmedas, compra tornillos galvanizados o inoxidables; así evitarás que se deterioren. Y escoge el tornillo adecuado para cada material, aglomerado, madera, metal...

Adhesivos mal escogidos

A veces tenemos que pegar un mueble (por ejemplo, las sillas, que se desencolan a menudo) y tiramos del primer pegamento que pillamos. Normalmente se trata de tubos de adhesivo de contacto o instantáneos, los menos adecuados para estos trabajos. Además, nos limitamos a aplicar el producto y apretar la unión unos segundos; de esta forma, si la unión se pega, probablemente se volverá a desencolar en unos días.

Consejo. Cuando vayas a reparar una unión entre piezas, suéltalas y elimina los restos de adhesivo con agua caliente, acetona, cúter o lija. Aplica un producto específico para el material a pegar (consulta al vendedor en la tienda de bricolaje): para madera, la cola blanca y el adhesivo de montaje sin disolventes son los más adecuados. Los de tipo epoxi son para uniones que requieran fuerza. Coloca sargentos sobre la junta durante unas horas.

Si queremos ser un buen manitas, debemos no sólo seguir las recomendaciones de los manuales de bricolaje sino también indagar en cómo evitar realizar trabajos defectuosos que nos pueden llevar a la frustración.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: