fotogarfia

Cerca de Barcelona, este cementerio-parque también llamado por los catalanes "Roques Blanques" es un lugar especial donde se entierran urnas cinerarias biodegradables plantando un árbol sobre cada una de ellas lo que ofrece un resultado ecológico para las cenizas de los familiares fallecidos. También existen los "árboles familiares" donde se encuentran los más grandes del parque y donde se permite el enterramiento a su alrededor de hasta cinco urnas de una misma familia.

fotografia

Este parque -cementerio fue diseñado por los arquitectos Enric Batlle y Juan Roig hace ya 30 años y este año ha sido reconocido con el Premio a la Mejor Iniciativa Medioambiental en la II Edición del Concurso de Cementerios que promueve la revista Adiós Cultural. Este camposanto donde ya se han plantado miles de árboles se pueden enterrar las cenizas de familiares si se desea sin nichos no calles y siguiendo los desniveles del terreno respetan siempre la naturaleza con su vegetación autóctona y natural.

fotogarfia

El jurado que ha otorgado el premio a este cementerio lo ha calificado como una iniciativa "sostenible y respetuosa" con el entorno y el medio ambiente. Situado en la sierra de Collcerola, a muy pocos kilómetros de la ciudad condal, el Bosque de la Calma puede servir de precedente a otra forma de guardar las cenizas de nuestros seres queridos contribuyendo a repoblar de árboles un espacio que enriquece el medio ambiente y suministra aire puro a la capital.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: