Caballo blanco en el mar

El blanco y el azul son mis dos colores predilectos, sean solos o combinados. A ambos los observo en las nubes, en las flores, en el mar, en los animales, en las piedras preciosas… Me relajan y apasionan aunque desconozco el motivo del encanto que me producen estos dos colores.

El blanco y el azul tienen asociadas características positivas y negativas; sin embargo prefiero centrarme en las que me aportan tranquilidad. El polifacético poeta alemán Johann Wolfgang von Goethe Johann afirmaba en uno de sus libros Teoría de los colores (Zur Farbenlehre) escrito en el año 1818, que el color blanco intensifica los sentimientos positivos y pienso que tenía razón.

El blanco y el azul son los colores de preciosas flores como la blanca flor de loto que aunque crece en zonas pantanosas, se eleva cuando amanece y se abre emanando una delicada fragancia. Cuando anochece, se cierra sumergiéndose de nuevo bajo el agua. Simboliza la pureza de la mente y del corazón transmitiendo paz y humildad. El jacinto azul con su forma acampanada y su aroma simboliza el esfuerzo para lograr lo que se desee con constancia y franqueza.

El blanco y el azul en las piedras preciosas tienen símbolos similares. La perla y el zafiro se relacionan con la lealtad, la sinceridad y la paz interior.

El blanco y el azul son los colores que utilizó Joaquín Sorolla en sus preciosos cuadros realizados sobre el mar «Paseo a orillas del mar», «El Balandrito» y «Mar de Jávea» entre otros.

Cada persona tiene su color preferido y como dejó escrito Charles Baudelaire: «Encontramos en el color la armonía, la melodía y el contrapunto.»

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: