Al hablar de Autoestima, Crecimiento Personal, Autoayuda, el Bienestar, la espiritualidad... a veces nos enfocamos en lo útil que resulta servir a otros. Pero ¿Qué hay de servirse uno mismo?

 

El Crecimiento Para vivir de forma útil

Normalmente solemos categorizar la utilidad de la vida de alguien en función del servicio de los otros, si es más o menos útil para la vida de los demás, para la sociedad, para el país o para la humanidad, escuchamos fraces como: "quien no vive para servir, no sirve para vivir" y cosas por el estilo. Es usual que en los diferentes sistemas de enseñanza del mundo se nos instruya en función de los otros, la familia, los amigos, el equipo, la pareja, la empresa... la patria...

Pero ¿Dónde se nos instruye para ser útiles para con nosotros mismos? Si hacemos un análisis en los diferentes sistemas educacionales del mundo, se habla muy poco o nada sobre el tema. ¿De qué herramientas se nos dota para sernos útiles a nosotros desde el punto de vista existencial? ¿Cómo MEJORAMOS nuestra autoestima?¿Se nos prepara para el éxito?¿De qué clase de éxito nos hablan?¿Alguna vez han escuchado fraces como si no sirvo para "servirme", no sirvo para vivir. No estoy hablando de la egolatría, el egoismo, el edonismo, el narcisismo y una serie de "ismos" más que más bien denotan falta de autoatención, hablo de un amor genuino, una autocomprención basadas en una autoestima saludable.

Es increible como nos ha condicionado para una servidumbre casi acrítica y preñada de manipulaciones y propósitos distintos a los nuestros. ¿Cuántas veces nos hemos visto obligados por las "circunstancias", a poner los intereses ajenos por encima de los nuestros? La mar de ocasiones, nos esforzamos tanto por quedar bien con todo el mundo que terminamos insatisfecos, molestos, tristes con nosotros porque simplemente no se logró nuestro objetio, o peor aún, por querer complacer a todos quedamos mal con todos y con nosotros...

La asertividad, el autoconocimiento, la autoaceptación, la autoconfianza, el desarrollo de la inteligencia emocional y muchos mecanismos nos ayudan a ser más útiles para nuestra vida y por tanto a tener una vida más útil para los demás. pero todo parte de un principio: SOMOS RESPONSABLES

 

Si nos hacemos Responsables en nuestra Vida, esta se vuelve más útil

Ser Responsables

El hecho de ser responsable implica que se asume la responsabilidad de todo cuanto ocurre en nuestra vida, los aciertos y los reveses, de nuestras acciones y sus consecuencias; esto eleva a un nivel superior la utilidad de nuestra vida ya que nos hace tomar consciencia de que cada una de nuestras acciones tiene consecuencias para nosotros y para los otros, por lo cual actuamos en correspondencia. La responsabilidad consciente nos hace tomar acciones en función de nuestro interés de vivir una vida útil para nosotros y para los demás. Con esta concepción, comenzamos a entender que si queremos determinadas cosas en nuestra vida, no debemos dejarlas en manos de otros, que debemos tomar acciones por nosotros mismos, que debemos automotivarnos para continuar con la tarea y principalmente a sentirnos satisfechos cuando logramos los resultados, quitando de los hombros ajenos la pesada carga de la culpa de nuestros fracasos.

Ser responsables no quiere decir culparnos de todo lo malo que nos sucede, y andar hechos una sombra, arrastrando fracasos y autocondena; por el contrario, es empoderarse, es tomar las riendas, saber que al final lo que sucede, son resultados, positivos o negativos, pero resultados. Con esta nueva óptica potenciamos la utilidad de nuestra vida para nosotros, porque lejos de echarnos a lamentarnos, podemos reflexionar sobre lo que debe ser cambiado. Eso es utilidad en nuestra vida.  

La falacia de una vida para los demás

En muchas ocasiones nos venden la idea que es noble vivir para los demás, que nos hace mejores personas dar desinteresadamente, sin esperar nada a cambio, que es mejor dar que recibir…

En teoría, eso suena muy bonito, pero cabría la pregunta: ¿Es útil? ¿Lo es para los otros? ¿Y para nosotros..?

- ¿Te a sucedido que te has sorprendido ofreciendo y dando algo a alguien que no lo merecía o a quien no querías darle, solo por quedar bien o para que no piensen mal?

¿Quedaste satisfecho?

- ¿Cuántas veces te has sentido manipulado por alguien para que le des, aún en contra de tu voluntad?

¿Ha sido agradable?

- ¿Te has sentido conminado a asistir, contribuir, participar de algo cuando esto va en contra de tu voluntad, tus intereses o tus creencias, solo por que es para el bien de otros?

¿Ha sido útil para ti?

Vivir para los demás”, cuando no se profesa sinceramente es una falacia, es irreal, es hipócrita, y es un mecanismo comúnmente utilizado para anular nuestra capacidad y derecho de decisión. No se puede entregar lo que no se tiene, no se puede propiciar sinceramente la felicidad en otros si no se es feliz con uno mismo, hacerlo es faltarse el respeto uno mismo y a los demás. De esa forma no hay utilidad posible en nuestra vida. Primero debemos aprender a ser felices nosotros para ayudar en la felicidad ajena. ¿Quiere ayudar a otros? ¡Ayúdese usted primero, aprenda a ser feliz! Ámese, respétese, disfrute de lo que le gusta, satisfaga sus necesidades personales, físicas, sentimentales, emocionales, fisiolóicas, dedíquese tiempo, hágase regalos… esas cosas que usted estaría dispuesto a hacer por los demás en primer lugar, hágalas con usted mismo y así en lo profundo de su ser no quedarán deudas pendientes con su persona. ¡Sea feliz! Y así, hará verdaderamente su vida para usted y para los demás mucho más útil.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: