El bienamado: que descanse en paz las estrellas, telenovela de comedia con Jesus Ochoca

Está bien hacer comedias, está bien hacer telenovelas con humor que refresquen la pantalla y que nos haga olvidar un poco del estrés del día, lo que no está bien es que en Televisa se permitan hacer telenovelas tan inverosímiles como EL BIENAMADO. Si Las Estrellas ha tenido telenovelas de comedia pésimas como Amores con trampa, con El bienamado se saltaron la barda, pero se fueron a mil kilómetros por hora y ahora esto es un desastre, un desmadre de aquellos.

Uno puede pensar que con Las Estrellas ya lo vio todo, pero El bienamado llega a ratificar que cosas peores están por venir, poner un grupo de buenos actores como Jesús Ochoa, Laura Zapata y Chantal Andere a contar chistes flojos y estar en escenas sumamente penosas es todo un descaro y un desacato a la cordura, muy bien si estuviéramos en los noventas y esta telenovela fuera la sucesora de adefesios como El premio mayor, pero en pleno siglo XXI es increíble que crean que esta trágica comedia sea un salvavidas para llamar audiencia.

Se pueden hacer pésimas y memorables telenovelas como El premio mayor, hitos de rating y éxito, y también se pueden hacer pésimas y olvidables telenovelas como El bienamado que pasará a la historia como una más del montón, una basura llena de situaciones ridículas, personajes sin gracia y un gran elenco. El principal problema de esta telenovela es que no genera identidad, nadie se ve reflejado y a no ser que uno viva anquilosado en el siglo XIX, ya no se siente México, acá no hay cultura manita, no hay cultura latinoamericana, solo hay un montón de gente tratando de ganar algo para comer haciendo lo que saben hacer, actuar, pero están muy mal dirigidos, mal producidos y terminan recitando libretos sacados de un basurero creativo.

Podemos valorar el trabajo de todo un equipo que lucha con ganas por hacer las cosas bien, con tener un producto decente que guste y que sea exitoso, pero tampoco se puede pasar por encima de la calidad, ésta debería ser la que prime, y poner a Jesús Ochoca a actuar en escenarios de cartón debería ser un llamado de atención para el productor de esta telenovela, que falta de respeto, que falta de amor por las cosas que se hacen, que falta de compromiso, autocrítica y sentido de pertenencia.

Que pesar das Televisa, que pesar da la televisión mexicana, cuando uno cree que no se puede caer más bajo, siguen cavando y demostrando que detrás de lo peor está lo más horrible.

¿Algo más que agregar?

Puedes dejar tus comentarios.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: