EL BESO, LA TRAICION DE JUDAS

Recuerdo mis inicios en la empresa para la cual trabajo actualmente, fue por los lados de Quiriquire, municipio Punceres, estado Monagas, los primeros días adaptándome al personal, gente nueva que era la primera vez que veía y se trataba de una labor algo delicada porque es la seguridad y protección a instalaciones petroleras y gasiferas de una de las principales industrias del país.

Al poco tiempo me percate que era parte de un departamento en el cual se había enquistado un grupo de trabajadores antisociales, fanáticos del chisme, cizañeros y habladores, todo un nido de víboras ponzoñosas, que sentían beneplácito en hacer daño al resto de los trabajadores.

Había que trabajar con un ojo al frente y el otro viendo para atrás no fuera a echarme una broma seria, uno de esos mal vivientes, que tenían en vilo a la población laboriosa del departamento.

Luego de un año soportando a esos mala conductas mi supervisor me propuso una transferencia a otro campo, un complejo de producción en principio de petróleo y compresión de gas, en Jusepín, municipio Maturín, estado Monagas, no lo pensé siquiera, estaba verdaderamente asqueado con el ambiente laboral allá en Quiriquire, cuando llegue a Jusepín, la cosa mejoro por un tiempo, por lo menos tenia transporte, desde Maturín, hasta Jusepín y viceversa, me pagaban algo mas, por tiempo de viaje, cosa que para Quiriquire no había y el ambiente laboral era algo extraordinario, éramos seis trabajadores, mas el supervisor, hacíamos un buen equipo de trabajo.

Con el tiempo, cerraron Quiriquire y mucho de ese personal carcomido por la inmundicia del ambiente, fueron pasados a Jusepín, sin embargo aun era bueno el ambiente laboral, pero de seis años para acá, la cosa se puso fea.

Claro yo mi trabajo no lo dejo y mucho menos por esos engendros traicioneros que nos rodean, no merecen la pena, mi familia y mi trabajo están muy por encima de todos esos excrementos parlanchines.

La traición, la burla, la tiranía, la cizaña, los chismes, se están apoderando de nuestro otrora buen ambiente laboral, es triste y lamentable que seamos nosotros mismo quienes contaminemos nuestro ambiente de trabajo.

Nos hace falta entrar en consciencia y saber que cada quien tiene una labor que cumplir, que no podemos hacer la labor de otro, que el respeto es la base de la sociedad laboral, que cada cabeza es un mundo y que la traición lleva a una venganza y esta, lleva a un circulo vicioso que termina con destruir a uno u otro individuo.

Entonces ¿Hacia donde vamos? ¿No sabemos que si hacemos el bien este regresa a nosotros multiplicado en bendiciones? ¿Vamos a continuar haciendo daño? A semejanza de lo que sucede con hacer el bien, el mal regresa a nosotros multiplicado y es tanto el daño que hacemos que se van acumulando y cuando regresa es porque estamos acabados y tristemente solos, porque la gente se da cuenta de quien es dañino y quien no.

EL BESO LA TRAICION DE JUDAS

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: