Es un producto que se obtiene cuando se fermenta la leche después que se le añaden ciertas bacterias. Tiene muchas propiedades que benefician al cuerpo humano.

   Las bacterias se le agregan cuando está tibia, con el fin de que prosperen y se multipliquen a temperaturas iguales y superiores a las del cuerpo, lo cual provoca que el yogurt tenga importantes propiedades alimenticias y curativas. Estos bacilos son elementos de fermentación, por medio de la cual se optimiza la digestión. En los alimentos de las personas que no lo consumen ocurre un proceso de putrefacción, lo cual produce una gran cantidad de gases.

   Son dos bacilos (el lactobacilus bulgaricus y el streptococus thermophilus) los que vuelven ácido el sabor de la leche, producen la consistenia espesa y cambian la lactosa a ácido láctico.

   Como resultado de esta formación ácida, se cuajan las proteínas de la leche y ésta se convierte en yogurt. Los cultivos de bacterias producidos en el yogurt activan las proteínas, las vitaminas y las enzimas de la leche cuyo número disminuyó durante el proceso de pasteurización, al hervirla.

  Por tal motivo, al comprar yogurt que ha sido pasteurizado, después de haber sido fermentado, será yogurt pero carecerá de las propiedades alimenticias de uno que no lo ha sido. Para disolver los azúcares del yogurt y digerirlos se necesita solo una hora, pues ya está "predigerido" por las bacterias y se absorve casi totalmente, por esta razón su asimilación y digestión son fáciles a cualquier edad.

   El yogurt es un antiséptico del aparato digestivo, tónico para los nervios del aparato digestivo y eficaz contra estreñimiento,y  colitis. También es rico en calcio y fósforo (para el desarrollo de huesos y dientes); favorece la sínesis de vitaminas, principalmente las del complejo B, produce un incremento de ácidos fólico y folínico, por lo cual previene y combate la anemia y las deficiencias de la nutrición.

   Evita que se desarrollen y elimina gérmenes productores de enfermedades como: la salmonelosis, fiebre tifoidea, etc. Incluso se está investigando sus propiedades anticancerígenas, y en Estados Unidos existen laboratorios que producen lactobacilos desecados, como un posible remedio para el cáncer del aparato digestivo.

Para finalizar diremos que el intestino grueso está totalmente contaminado por gérmenes y bacterias que provocan constantes inflamaciones, diverticulitis, etc., y el yogurt  (leche bulgara), es el elemento principal para neutralizar los efectos de tales bacterias; además de que restablece la flora intestinal.

   Para conservar nuestra salud y prevenir enfermedades siempre será saludable consumir leche búlgara en grandes cantidades, además se ha descubierto que las personas que consumen bastante leche búlgara tienen un promedio de vida de hasta más de 90 años.

   ¿Se animan a incluirla en su dieta?

 

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: