Llega enero, llega la felicidad, los porteños cansados de la rutina diaria, de los embotellamientos, de la contaminación visual, de ver gente malhumorada por todos lados ; apurados como si estuvieran participando de una carrera, el primero de enero de cada año cargan el auto con la sombrilla, las reposeras, los bolsos y se van a conseguir un poco de paz a la costa Argentina. Así con ellos el ruido, el transito , el stress desaparecen, y Buenos Aires tímidamente comienza a disfrutar su merecido descanso, el ruido se transforma en silencio, las largas colas de pasajeros esperando colectivos desaparecen dejando a las veradas dormir hasta mas tarde, la ausencia de smog permite a los edificios relucir su mejores fachadas , los autos disminuyen la velocidad permitiendo a las calles disfrutar de su andar, el obelisco se estira y nos deja verlo alto ,blanco y radiante, los pocos taxis que quedan dejan su andar apurado y todos parecen pasear, la ausencia de vocinazos deja escucha el piar de los pajaros, los parques aprovechan a recargarse de de aire puro ,los cafetines vacios se acomodan y disfrutan la serenidad. Asi entre silencios, ausencias, calma y pereza, Buenos Aires descansa, y toma fuerza para poder cumplir con su rol en el mundo de ser una de las ciudades mas lindas, misteriosas, interesantes y entretenidas del planeta.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: