bebéss

BEBÉS: EL PAPEL DEL PADRE

   Hace algún tiempo, la relación del padre con su bebé prácticamente se limitaba a traer dinero a casa para el sustento del niño, y quizás posar para una foto de familia. Afortunadamente las cosas fueron cambiando poco a poco. Ya desde el siglo XX, en unas familias antes y en otras después, el padre en la inmensa mayoría de los casos se implica en el cuidado de su bebé y crea una relación afectiva con él desde el primer momento. En países socialmente avanzados como España, hace ya tiempo que el permiso en el trabajo por maternidad o paternidad para ocuparse del recién nacido lo puede pedir indistintamente la madre o el padre.

   En los tiempos que corren, no es raro el caso de un padre que no va a trabajar porque se ha quedado sin empleo, y a veces es la madre la única que temporalmente aporta ingresos, es decir, que se ausenta del hogar varias horas para ir a trabajar, mientras que es el padre quien se queda en casa atendiendo a los niños. Pero no hace falta ponerse en estos casos de necesidad para ver a padres ocupándose de sus niños. Afortunadamente y cada vez más, los padres que trabajan también encuentran tiempo para atender a sus bebés, tanto si la madre trabaja como si no.

bebéss

Bebés: no sólo la madre, el padre también tiene su importante papel

   Los bebés, sobre todo en sus primeras semanas, necesitan mucho contacto físico porque es la única manera que tienen de comprender que están recibiendo cariño. Los bebés necesitan que les abracen, acaricien, besen y mimen. Y aunque la madre sea la persona más importante de su vida en esos momentos, el padre también tiene un papel notable. De hecho, la relación tan estrecha que crean los bebés con sus madres durante la lactancia, no se debe sólo al alimento que reciben. Se debe también al contacto físico entre madres y bebés que lleva consigo el amamantamiento. Los padres pueden turnarse con las madres en la tarea de tener contacto con los bebés, puede arrullarlos y dormirlos sobre su pecho o entre sus brazos, algo que da mucha seguridad a los bebés y que crea grandes vínculos afectivos entre bebés y padres.

bebéss

   El padre también puede turnarse con la madre en dar al bebé el biberón cuando ya no es lactante, cambiarle los pañales, consolarlo y tranquilizarlo cuando llora, darle el chupete, bañarlo, hablarle, cantarle, y en su momento ayudarle a dar sus primeros pasos. Cuando nace un bebé, al padre se le suele despertar un fuerte instinto de protección hacia ese pequeño que se ha formado a partir de su propio ser. Es muy gratificante para ambos que el bebé pueda reconocer a su padre por instinto desde sus primeros días, antes de comenzar su etapa de aprendizaje. Incluso algunos estudios señalan que el bebé puede reconocer la voz de su padre antes que la de la madre debido al timbre habitualmente más grave. El padre notará con gran satisfacción que su bebé, aunque esté vinculado en primer lugar a su madre, a él también lo distingue perfectamente de los demás adultos.

bebéss

   La actitud de la madre respecto al papel del padre también es importante, pues aunque en general ella suele estimular al padre para que que participe, en algunos casos es ella la que relega al padre a un segundo plano. Nadie pone en duda la fuerte relación entre las madres y los bebés, pero no es necesario que el padre sea un actor secundario, especialmente cuando él tiene la voluntad de compartir con la madre el papel de ser padres. La relación afectiva que se crea entre padres y bebés será beneficiosa también para las madres, ya que fortalecerá los lazos entre los tres. Además, cuando los bebés son muy pequeños, las ayudas y los turnos realizados por los padres en el cuidado de los bebés serán muy eficaces para el merecido descanso de las madres. Y los padres que se implican en los cuidados de sus bebés suele volverse más afectuosos y pacientes, lo que también favorecerá las relaciones familiares en general.

bebéss

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: