chupete

BEBÉS: CONSEJOS SOBRE EL USO DEL CHUPETE

   El chupete se ha convertido en uno de los accesorios aparentemente imprescindibles para el cuidado de los bebés. Succionar la tetina, que imita el pezón materno, relaja mucho a los bebés y los tranquiliza en momentos de angustia, ya que les proporcionan seguridad y compañía. Hoy en día su uso es cuestionado por algunos pediatras, pero si al chupete se le da un uso adecuado y se toman ciertas precauciones, no hay ningún problema y su empleo es beneficioso.

Algunos consejos:

-No es bueno dar el chupete al bebé los primeros días, es mejor esperar a que la lactancia esté bien establecida. El chupete aunque imite el pezón no se succiona de la misma manera, por ello puede obstaculizar a los bebés la adquisición de técnica para la lactancia materna.

-Comprar los chupetes en un sitio de confianza para que cumpla con las normas de seguridad. Los chupetes de mala calidad puede ser peligrosos para los bebés.

-Cuando el chupete se mancha o cae al suelo se debe lavar con agua en el grifo. Además, es conveniente esterilizarlo con cierta regularidad aunque aparentemente no esté sucio, ya que los bebés son muy delicados.

-No es aconsejable colgar en el cuello de los bebés una cadena o cinta con el chupete, podría resultar peligroso. Lo mejor es prenderles la cadena o cinta en la ropa de los bebés con un clip de plástico a modo de pinza.

-Los chupetes deteriorados deben ser desechados y sustituidos por otros nuevos. Cuando se desprenden trocitos, los bebés pueden atragantarse. 

chupete

   Algunos estudios médicos destacan que el uso prolongado del chupete puede causar problemas de maloclusión dental. Esto significa que los dientes de arriba y los de abajo no encajan bien en el momento de la mordida. Para evitar ese riesgo, los padres deben ir retirando paulatinamente el chupete a sus bebés. Algunos expertos dicen que los bebés no deberían de usar chupete más allá de los 10 meses, mientras que otros opinan que el tope del uso del chupete puede estar en los 3 años de edad. La gama de opiniones es amplia, por lo que la decisión última la deberán tomar los padres en cada caso. Además, cada pequeño tiene un comportamiento distinto ante el chupete.

   Hay bebés que al llegar aproximadamente al año de edad van perdiendo por sí mismos el interés en el chupete. Esto es así porque los bebés empiezan a entretenerse con otras actividades y disminuye la necesidad de succionar. Otros niños son mucho más dependientes del chupete y les costará más dejarlo. Lo mejor es retirárselo poco a poco intentando que no sea una experiencia traumática para ellos. Se puede empezar por quitárselo durante una parte del día y paulatinamente suprimirlo completamente de día, permitiéndoselo sólo durante la noche. Más adelante habrá que convencerlos también de que no lo necesitan para dormir porque ya no son bebés, tarea difícil pero no imposible.

bebés uso del chupete

   Un truco es contarles cuento antes de dormir, inventando algún personaje con el que el niño se pueda identificar, personaje que abandona el chupete porque ya es un niño mayor. Otro truco puede ser el intercambio, es decir, ofrecerles para el día siguiente algo que les guste, a cambio de dormir sin chupete. Otra idea, válida para niños en torno a los 3 años, sería esperar a las fiestas navideñas y explicarles que los Reyes Magos sólo traen juguetes a los niños de su edad si éstos a cambio les regalan sus chupetes, colocándolos esa noche al lado del zapato. Se pueden poner en práctica más ideas, todo dependerá de la imaginación y la paciencia de los padres.
A menudo los niños cuando dejan el chupete para dormir lo sustituyen por sus propios dedos, aunque ese hábito suele durar poco.

   Los niños adoptados, especialmente si ya no son bebés y si vienen de orfanatos de países de bajo nivel económico, a menudo no han tenido la oportunidad de disfrutar de un chupete y se han criado chupándose los dedos; eso, unido al hecho de que no han recibido cariño ni seguridad, hace que tarden más tiempo en quitarse la costumbre de dormir con los dedos en la boca y no es extraño que lo sigan haciendo a los cinco, seis o incluso más años. No hay que alarmarse ni intentar tomar medidas que puedan resultar contrapoducentes y crear en los niños sentimientos de inseguridad y frustración. Lo mejor es dejar que sigan su curso natural, ellos mismos dejarán de chuparse los dedos cuando ya no lo necesiten.

chupete

 

Créditos fotos bebés y chupetes

Foto 1: Virginiamol (Argentina).
Foto 2: Manuere (Texas, Estados Unidos).
Foto 3: Mary R. Vogt (Arkansas, Estados Unidos).
Foto 4: Squaio (Italia).

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: