El bandido Zamarrilla

La leyenda cuenta que Juan Zamarrilla, fue un bandido del municipio de Igualeja, situado en la Serranía de Ronda. 

Juan Zamarrilla, alcanzó la fama por ser el líder de una banda compuesta por cincuenta hombres. Realizaron numerosos asaltos y el botín que obtenían lo repartían entre los pobres. La gente del campo lo admiraba, mientras que sus acciones y las de sus bandidos se iban acercando cada vez más a Málaga. 

La leyenda dice que en el año 1880 la banda del bandido Zamarrilla fue desarticulada quedando prácticamente él solo. 

La llegada de Zamarrilla a Málaga

El dia que llegó a Malaga, lo seguían muy de cerca un grupo de corchetes, así se llamaba el cuerpo de seguridad anterior a la guardia civil.

Al llegar a una Ermita, vio que estaba abierta por lo que decidió esconderse dentro de ella. Lo hizo debajo del manto de la Virgen así consiguió que el tiempo pasara sin que lo descubrieran. Una vez que comprobó que el peligro realmente había pasado, quiso demostrarle su gratitud a la Virgen, puso en ella una rosa blanca que llevaba con él, esta durante un momento cambió su color por el rojo. Al ver el rostro lloroso de la Virgen, el bandido Zamarrilla se arrepentió de lo que había hecho y decidió entrar en un convento. 

La muerte de Juan Zamarrilla

Durante su estancia en el convento, Zamarrilla vivió cómo un monje más rezaba junto con el resto de monjes del convento. Durante ese tiempo también se dedicó a ayudar a los pobres. Cada año, al cumplirse el aniversario de su ingreso en el convento, acudía a dejar una rosa blanca debajo del manto de la Virgen que un día le salvó. Pero cuando ya tenía una edad avanzada, fue asaltado por un bandolero que le hirió de muerte. Antes de morir se le apareció la Virgen que le estaba abriendo las puertas de entrada al cielo. Le dio la rosa roja y esta se volvió a convertir en una rosa blanca. 

 

 

El bandido Zamarrilla

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: