fotografia

Cada año en estas fechas me hago la misma pregunta, ¿soy masoquista o que?. Y sin embargo, año tras año repito las mismas cosas y recorro las mismas playas y regreso, como siempre, asqueada, semi-quemada por el sol, con arena en los zapatos y con la sensación de haberme comportado como una mosca más en el enjambre de moscas que se apelotonan bajo las sombrilla de las playas repletas e intransitables.

fotografia

Cuando los calores aparecen, salimos de casa como galápagos buscando el sol y playa pero de agua nos tocan escasos centímetros como están ahora las playas, pero como otros bañistas nos salpican, nos conformamos... Playas más solitarias y semi-salvajes habrá, pero no, hay que ir donde va Vicente (que es donde va la gente) porque somos así, queremos el contacto humano aunque nos fastidien los codazos, las miradas obscenas o la visión desagradable de la celulitis de las vecinas cercanas, que de tan cerca parece que se van a echar encima en cualquier momento. 

fotografia

Y los niños llorones y exigentes que quieren que su padre les haga un castillo de arena, cuando el padre ya esta medio ciego de calimocho o sangría que tiene en la nevera.  Ver discutir a los bañístas es muy frecuente pues ya se sabe que durante el verano y en vacaciones es cuando mas separaciones y divorcios se gestan porque eso de convivir todo el día y toda la noche no lo aguanta cualquiera. Las parejas que se dan cremita con cara de fastidio son frecuentes y se repiten las escenas de celos, que si has mirado a esa... no, es ella la que me mira...etc.

fotografia

Y en medio de la maraña de sombrillas, toallas, sillas plegables, etc, aparecen los ligones de playa que son como molestos moscardones luciendo sus panzas cerveceras y si ven que estás sola se tienden cerca y centímetro a centímetro se van poniendo cada vez más cerca. No faltan tampoco año tras año los descarados que si ven un toples, intentan fotografiarte disimuladamente como el que no quiere la cosa. Como los chiringuitos suelen estar repletos es mejor traerse un bocata de casa pues después de esperar dos horas, por unas tapas y unas birras te van a cobrar un ojo de la cara pues ahora con la crisis está todo el mundo hambriento y hay que ganarlo rápido pues el verano pronto se acaba.

fotografia

Después de internar remojarnos un poco en medio de flotadores, pelotas hinchables, niños, gordas y mirones hay que hacer cola para ducharnos en las duchas de la playa donde el agua sale medio caliente y algunos hasta se orinan al ducharse y luego lo pisamos. Y nuevamente un año más me digo lo de siempre....  ¡ mejor será que el  próximo año me vaya a la montaña!.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: